Aunque existe en Francia desde principios de la década de 1990, es cierto que no ha sido hasta hace bien poco cuando se ha convertido en una opción popular revolucionaria para incluir en la rutina de cuidado de la piel. En esta ocasión te descubrimos más sobre el Agua micelar: úsalo de estas maneras diferentes.

Considerada como la pequeña revolución que ha llegado a suplantar las toallitas desmaquillantes y las leches limpiadoras, el agua micelar es uno de esos productos que pasó desapercibido en un principio, hasta convertirse, finalmente, en una auténtica revolución.

Se trata, de hecho, de un limpiador facial que está en consonancia con el desmaquillante de dos fases, que marcó el inicio de un nuevo y revolucionario método de limpieza que combina agua y grasa con la finalidad de conseguir una mayor eficacia.

Pero, ¿en qué consiste realmente y cómo funciona? Lo cierto es que, en resumidas cuentas, podríamos decir que se trata de un producto en el que se combina el agua con micelas, que son unos tensioactivos formados por burbujas de aceite de pequeñísimo tamaño.

Concretamente, este producto limpiador contiene micelas formadas a partir de moléculas lipolíficas e hidrofílicas, lo que significa básicamente que se encuentran compuestas tanto por agua como por aceite.

Su particularidad es que estas partículas son capaces de atraer y disolver las impurezas que se encuentran presentes en la piel.

Aunque todo dependerá del producto que utilicemos. Por ejemplo, en algunos casos es posible aplicarnos directamente el agua micelar, sin necesidad de enjuagar. Mientras que, en otros, es posible pasarnos un algodón luego.

Sea como fuere, no hay duda que el agua micelar es una opción ideal para limpiar la piel, que promete realizar funciones similares al desmaquillador de dos fases, pero sin el acabado aceitoso tan común en el primero de los casos.

De hecho, es en el agua micelar donde nos encontramos con algunas ventajas añadidas realmente interesantes, hasta el punto que podemos darle otros usos aún más útiles si cabe.

Pero pocas personas saben que es posible, además, darle muchos otros usos. A continuación te los descubrimos.

Descubre: TOP 5 Aguas Micelares

Ideal como limpiador

Evidentemente, uno de los principales usos del agua micelar es como limpiador facial. Como hemos indicado, todo ello se debe a la presencia en su composición principalmente tanto por la presencia de agua como de aceite.

Así, mientras que las micelas se encargan de atrapar las impurezas, la suciedad y el maquillaje, el agua ayuda a hacer todo el trabajo, eliminando las partículas lo máximo posible.

Aunque puede sustituir a nuestro limpiador facial perfectamente, si deseas una limpieza aún más completa, puedes usar el agua micelar para conseguir una limpieza previa y rápida antes de empezar con el régimen de cuidado de la piel.

Para ello, bastará con poner agua micelar en una toallita o almohadilla desmaquillante, con la que conseguirás un beneficio aún mayor.

Como tónico facial

Además de para limpiar la piel del rostro, el agua micelar puede actuar como tónico facial. Aunque, como es lógico, todo dependerá de los ingredientes incluidos en su composición.

Cuando el agua micelar también actúa como tonificante, podemos saltarnos este paso en la rutina, lo que nos ayudará, además, a ahorrar dinero. De esta manera, podemos aplicarla entre las limpiezas faciales para refrescar y tonificar la piel según sea necesario.

Por ejemplo, es una opción única cuando llevamos un pequeño bote con nosotros, y lo aplicamos sobre la piel del rostro para refrescarla después del ejercicio físico, especialmente cuando no podemos ducharnos en esos momentos. O cuando hace mucho calor y queremos refrescarnos.

Agua micelar como tónico facial

Útil para corregir errores de maquillaje

Aunque el agua micelar es ideal incluso para eliminar cualquier maquillaje del rostro, también es posible utilizarlo para corregir pequeños errores a la hora de usar algún cosmético o producto de maquillaje.

¿Cómo? Es tan simple como sencillo, ya que solo tienes que sumergir un bastoncillo de algodón en un poco de agua micelar con la finalidad de eliminar cualquier imperfección.

Es más, también es útil para arreglar el delineador de ojos líquido, porque es tan suave que, siempre que no contenga alcohol, se puede usar alrededor del contorno de ojos perfectamente.

Limpiando tus brochas y pinceles de maquillaje

Gracias a su alto contenido en micelas, ¿sabías que también es posible utilizar el agua micelar para eliminar completamente cualquier resto de maquillaje y cualquier otro productos cosmético de tus brochas y pinceles de maquillaje?

Para hacerlo, solo debes verter un poco de agua micelar en un vaso o taza pequeña, introducir las brochas y pinceles en él (con la punta hacia abajo), y dejarlos en remojo durante algunos minutos.

Luego simplemente bastará con hacer una pequeña limpieza final con la ayuda de una toallita desmaquillante o una servilleta absorbente, ideal también para retirar cualquier exceso.

Me encanta: Agua Micelar de Nezeni: te cuento porqué es mi favorita

Eliminación de pestañas postizas

Si sueles usar pestañas postizas, y piensas retirarlas, hay un truco para evitar que estas se desprendan junto con el resto de tus pestañas originales (o reales).

Solo debes remojar dos almohadillas desmaquillantes con un poco de agua micelar, y colocar las almohadillas sobre tus pestañas postizas, dejando que el producto actúe y las empape bien durante al menos un minuto.

Una vez que te quites los discos o almohadillas de algodón de las pestañas, notarás cómo se desprenderán más fácilmente.

Para eliminar el autobronceador

Si tienes por costumbre  usar un autobronceador, no solo en verano sino también en otoño e invierno, es posible que te hayas encontrado con algunas manchas en tus manos, o incluso entre los dedos.

Si es así, puedes evitar lavarte las manos con jabón de forma incesante, y sustituirlo por un poco de agua micelar. Será suficiente para retirar cualquier resto de pigmento que haya podido quedar.

Como desinfectante de manos

Muchos desinfectantes que encontramos en las tiendas contienen alcohol, que puede acabar resecando e irritando la piel de las manos al máximo.

Por suerte, si los utilizas únicamente para limpiarte las manos (sin sus efectos antisépticos), puedes optar por el agua micelar para lavarlas en caso de que tengas algún apuro.

¿Cómo? Solo debes verter un poco de agua micelar en las palmas de las manos y frotarlas muy bien, sin necesidad de enjuagarlas.

No te pierdas: TOP 5 Desmaquillantes eficaces

Otros usos únicos

¿Quién ha dicho que el agua micelar solo sea útil en la rutina de cuidado de la piel, o como limpiador de maquillaje? ¿Sabías que también puede tener otros usos aún más interesantes? Descúbrelos:

Para limpiar las manchas de la ropa

Gracias a su acción limpiadora, el agua micelar puede ser de cierta utilidad para limpiar suavemente esa incómoda mancha que acaba de aparecer en tu ropa justo antes de salir de casa.

¿Cómo conseguirlo? Es muy sencillo: solo debes empapar el área donde se ha formado la mancha con un poco de agua micelar, dejando que actúe por completo. Eso sí, es aconsejable evitar prendas de tela delicadas.

Limpieza de zapatillas blancas

Además de para limpiar la ropa, el agua micelar podría tener un uso aún más insospechado si cabe: puede ser útil para limpiar las zapatillas y playeras blancas.

Solo debes aplicar un poco de agua micelar sobre una almohadilla o disco de algodón desmaquillante y, luego, pasarlo sobre las manchas y marcas superficiales de tus zapatillas favoritas (incluso las de cuero).

¿Por qué el agua micelar es una opción tan popular?

Fácil de usar

No hay duda, uno de sus principales ventajas es que el agua micelar es tremendamente simple y fácil de usar. Se convierte en una opción verdaderamente práctica, ideal para mujeres y hombres que siempre van con prisas.

No en vano, basta con aplicarnos el agua micelar directamente sobre el rostro (si utilizamos un envase con forma de spray), o empapar bien un disco de algodón, pasándolo seguidamente por la piel.

Ideal para una limpieza instantánea

Gracias a que contiene agua, su textura es muy ligera, por lo que ofrece un tratamiento limpiador puro y depurativo, desmaquillando y limpiando la piel al máximo sin demasiadas complicaciones.

Es un todo en uno

Aunque es cierto que todo dependerá del producto escogido, en muchas ocasiones el agua micelar no solo limpia y desmaquilla, también puede ser útil para refrescar, purificar y calmar la piel.

Es más, en las tiendas podemos encontrar opciones específicas para cubrir distintos tipos de piel, por lo que es normal dar con versiones de agua micelar ideales para pieles mixtas o grasas, con beneficios matificantes.

Si te ha gustado nuestro artículo sobre el Agua micelar: úsalo de estas maneras diferentes, no te olvides descubrir opciones completas que tengan, además, ingredientes naturales que aporten otros beneficios.