A primera vista, el tónico facial puede parecerse mucho al agua micelar. Pero, ¿para qué es realmente útil? Te animamos a leer el siguiente artículo sobre descubre: para qué sirve un tónico.

Un tónico facial es un producto diseñado para el cuidado facial que posee una textura y consistencia líquidas, motivo por el cual requiere habitualmente del uso de una bolita o almohadilla de algodón a la hora de aplicarlo sobre la piel.

¿Qué es exactamente un tónico facial?

El tónico, también conocido habitualmente como loción tónica, es un producto que comúnmente se utiliza en la rutina de cuidado de la piel, principalmente entre la limpieza facial y la aplicación del sérum, crema de tratamiento específico (como antiedad) o la propia hidratación en sí.

Es un producto que ha sido formulado con agua, motivo por el cual su consistencia y apariencia generalmente tiende a recordar mucho al agua micelar. De hecho, su textura es, por lo general, muy líquida.

Eso sí, ¡no contienen solo agua! De hecho, basta con consultar la lista de ingredientes del tónico que vayamos a comprar (o que estemos usando) para distinguir diferentes principios activos, incluyendo extractos de plantas y hierbas cuyas propiedades beneficiosas son muy reconocidas para la piel.

Aunque todo dependerá de esos ingredientes, podemos mencionar algunos ejemplos típicos. Por ejemplo, la manzanilla es un ingrediente natural que calma y suaviza la piel seca; y la rosa y el té verde tonifican y descongestionan el rostro.

Aún cuando hasta hace bien poco los tónicos por lo general se combinaban con fórmulas secantes a base de alcohol, con la finalidad de eliminar la grasa de la piel y reducir aún más la humedad, eso quedó atrás.

De hecho, hoy en día la mayoría de tónicos faciales que encontramos en las tiendas proporcionan cualidades astringentes y han sido elaborados con ingredientes naturales, de forma que no suelen contener alcohol.

De esta manera, la última generación de tónicos y brumas faciales actúan hidratando, equilibrando la piel y tratando una amplia gama de problemas y afecciones cutáneas.

Descubre: TOP 5 Tónicos faciales

¿Para qué es útil un tónico facial? Sus diferentes beneficios

Ayuda a equilibrar los niveles de pH

El tónico, a menudo, se tiende a aplicar después del paso de la limpieza facial. Esto se debe, por un lado, a que ayuda a reforzar las cualidades del limpiador, de manera que arrastra el resto de impurezas y suciedad que se han podido quedar impregnados en la piel (y que, a fin de cuentas, el limpiador no ha podido eliminar del todo).

Por tanto, nos encontramos con un beneficio bastante interesante, dado que actúa como un segundo limpiador facial, aunque es cierto que esta no se trate de su función principal.

Por otro lado, garantiza que los niveles de pH de la piel se encuentren equilibrados después de la limpieza facial; es decir, la acidez del manto ácido de la piel.

Debemos tener en cuenta que algunos limpiadores faciales (al igual que los jabones) son de naturaleza alcalina. El uso de un producto con un nivel de pH muy distinto al de la piel puede acabar alterando sus funciones normales, lo que puede acabar ocasionando sequedad, mayor producción de grasa o irritación.

Es útil para tratar ciertos problemas

Como hemos visto, algunos tónicos faciales son muy útiles para ayudar a restaurar y equilibrar los niveles de pH de la piel. No en vano, suele ser muy común que la amplia mayoría de tónicos que podemos encontrar en las tiendas ofrezcan esta cualidad. Pero no es la única.

Hasta hace bien poco, los tónicos se utilizaban para equilibrar el pH cutáneo luego de usar un jabón alcalino durante el proceso de limpieza facial.

Esto se debe a que existen tónicos determinados que pueden centrarse en abordar problemas específicos. Por ejemplo, también pueden aportar nutrientes a la piel, especialmente cuando han sido formulados con ingredientes naturales.

Un buen ejemplo lo encontramos en la manzanilla, con cualidades calmantes y antiinflamatorias; la lavanda, que es muy relajante; el té verde, que tonifica la piel y la descongestiona; y la raíz de consulta, que reduce la irritación.

Ayuda a absorber los productos del resto de la rutina

Ya se trate de un tónico que equilibre los niveles de pH de la piel, o proporcione nutrientes, muchos dermatólogos y expertos en belleza indican que es un paso imprescindible del régimen de cuidado de la piel.

Esto se debe fundamentalmente a que actúa preparando la piel para el resto de productos, haciéndola muchísimo más receptiva.

Por este motivo, muchos expertos se refieren a la tonificación como un paso de “acondicionamiento” de la rutina de cuidado de la piel. Y es que el tónico correcto equilibra el tono de la piel, proporcionando una capa base para prepararla.

Te interesará: Tónico facial casero: el mejor para hacer en casa

Mejora la limpieza, proporcionando una limpieza extra profunda

Como te hemos mencionado brevemente, incluso luego de usar un limpiador facial, es posible que sea necesario eliminar cualquier resto de suciedad, impureza, aceite o maquillaje que ha podido quedar.

En estos casos, el tónico puede ser de bastante ayuda, ya que actúa completando el proceso de limpieza. Dicho de otra forma, es capaz de eliminar cualquier resto que haya podido quedar, ya que el limpiador no lo pudo eliminar.

Esto se debe a que el tónico, por su textura, es por lo general un líquido de rápida absorción, que permite extraer las impurezas más persistentes y reponer la piel con la humedad necesaria.

Beneficios del tónico facial

¿Conoces los tipos de tónicos faciales que existen?

Aunque es cierto que existen cientos de tónicos disponibles en el mercado, es necesario tener en cuenta que estos pueden ser clasificados en función de sus propósitos: humectantes, astringentes o exfoliantes.

Tónico hidratante

Los tónicos hidratantes contienen ingredientes y principios activos con cualidades humectantes, lo que significa que atraen el agua (un buen ejemplo lo encontramos en el ácido hialurónico y la glicerina).

Este tipo de ingredientes son ideales para ayudar a retener el agua y dificultar su evaporación. Y, en la mayoría de las ocasiones, suelen encontrarse en forma de aerosol o bruma refrescante.

Tónico astringente

En caso de tener la piel grasa o mixta, no hay duda que este tónico se convertirá en tu opción favorita. Y es que pueden ser muy útiles para eliminar el exceso de grasa.

Pero hay que mencionar algunas diferencias. Por ejemplo, un astringente generalmente contiene alcoholes solventes, o tiene un contenido en alcohol más elevado que un tónico normal.

Por suerte, los tónicos astringentes hoy en día ya no contienen altas cantidades de alcohol. De hecho, lo más normal es que los encontremos con ingredientes mucho más suaves y calmantes, como es el caso del hamamelis.

Tónico exfoliante

Los tónicos exfoliantes contienen un pequeño porcentaje de ingredientes AHA o BHA, que son ácidos que actúan estimulando la renovación de las células, eliminando la capa de células muertas que se ha podido acumular en la epidermis, dando paso a las que encontramos justo debajo (y que son muchísimo más nuevas).

Debido a ello, son opciones útiles para mejorar el rostro apagado e iluminar el tono de la piel. Así, deja la piel mucho más suave y terso.

No te pierdas: Análisis: Tónico facial de Mercadona

¿Cuándo usarlo?

Si te preguntas cuándo aplicarte el tónico durante la rutina de cuidado de la piel, es imprescindible hacerlo inmediatamente después de limpiar la piel, tanto por la mañana como por la noche.

En lo que a la aplicación se refiere, bastará con empapar muy bien un disco de algodón, y aplicarlo seguidamente. También es posible hacerlo con las manos limpias, deslizándolo sobre la piel del rostro.

En cualquier caso, es recomendable aplicarlo cuando la piel se encuentre ligeramente húmeda, lo que favorece que sus ingredientes activos se absorban de forma mucho más efectiva. Lo que, además, ayudará a preparar la piel para volverse más receptiva al resto de productos que forman parte de la rutina.

Como vemos, aunque se trata de una opción indispensable, debemos tener en cuenta que, hoy en día, podemos encontrarnos en las tiendas con opciones que limpien y tonifiquen a la vez. Y el agua micelar de Nezeni Cosmetics es un ejemplo excelente.

Se trata de un producto que ayuda a desmaquillar y limpiar la piel, a la vez que tonifica e hidrata.

Es una opción que me encanta, porque ha sido formulada con ingredientes naturales (como gel de áloe vera ecológico, extracto de manzana, glicerina, extracto de jengibre eco y extracto de avena, entre otros). Además, no contiene parabenos ni conservantes.

¿Lo mejor de todo? Además de limpiar tonifica, por lo que es una opción única para saltarnos el paso del tónico, lo que nos ayudará de forma muy positiva a la hora de no gastar tanto dinero en la rutina.

¿Te ha gustado nuestro artículo Descubre: Para qué sirve un tónico? Si es así, no olvides encontrar aquel tónico que sea apto para tu tipo de piel.