Un tónico facial se puede convertir en una opción útil para reforzar las cualidades del limpiador y preparar la piel para hacerla más receptiva para el resto de productos. Y aunque puedes encontrar muchas opciones en las tiendas, no te pierdas nuestro tónico facial casero: el mejor para hacer en casa.

Conocido con el nombre de tónico facial, o simplemente como loción tónica, nos encontramos ante uno de esos productos que no deberían faltar nunca dentro de cualquier rutina de cuidado de la piel.

Y es que la loción tónica lo tiene todo para convertirse en un auténtico aliado de belleza, digno precisamente de ese nombre. No en vano, ¿qué te parece si te decimos que uno de los cosméticos más vendidos en Amazon es un tónico facial?

Si tuviéramos que definirla, básicamente podríamos decir que consiste en una elaboración líquida, compuesta principalmente por agua y, también, por una serie de principios activos con muchos beneficios para la piel.

Aunque es cierto que existen infinidad de ingredientes y principios activos, algunos de los más comunes suelen ser la manzanilla, el aceite de rosa mosqueta, el gel de áloe vera o el hamamelis, entre otros.

Por tanto, nos encontramos ante un tratamiento por derecho propio, que no actúa ni como desmaquillante ni como limpiador, pero que sí facilita y refuerza las cualidades en sí del primer paso del régimen de belleza (y que no es otro que, precisamente, el de la limpieza facial).

No en vano, se utiliza preferiblemente por la noche, siempre después del desmaquillado, con la finalidad principalmente de completar la limpieza de la piel. Y también se puede usar por la mañana, antes de aplicar la crema de día, ya que en este momento puede ser muy útil a la hora de eliminar cualquier exceso de sebo que se haya podido producir por la noche.

Sin embargo, existen tantas opciones y alternativas interesantes en las tiendas que es normal tener dudas acerca de cuál escoger. Pero, ¿sabías que también puedes aprender a hacer tu propio tónico en casa?

Se trata, en realidad, de una opción muy sencilla y divertida, ya que únicamente necesitas escoger los ingredientes naturales que más te gusten, y saber cómo combinarlos en las cantidades adecuadas.

Eso sí, aunque se trate de un proceso simple, debemos tener en cuenta un detalle no menos importante: nunca ningún tónico facial casero será igual de efectivo y completo como las lociones tónicas que podríamos encontrar en las tiendas.

Simplemente por algo muy simple: no tendrán la concentración adecuada en ingredientes y principios activos, por lo que, en realidad, es preferible combinar siempre el uso de un tónico casero con uno más profesional.

Descubre: TOP 5 Tónicos faciales

Cómo hacer un tónico facial casero básico

Comenzamos con una loción tónica con cualidades tanto purificantes como clarificantes, ideal para cualquier tipo de piel que tenga imperfecciones (es decir, es apta para todo tipo de pieles). Esto se debe a que contiene clavo, que brinda una acción bactericida muy interesante contra las espinillas.

Ingredientes:

  • 2 clavos
  • 20 ml de agua
  • 1 cucharadita de jugo de limón

Elaboración:

Ponemos el agua en una cacerola al fuego y hervimos los clavos durante algunos minutos. Pasado el tiempo, retiramos del fuego, y dejamos enfriar. Cuando se haya enfriado por completo, filtramos y añadimos el jugo de limón recién exprimido.

Para terminar, lo vertemos todo con la ayuda de un embudo en un bote de cristal limpio y oscuro, preferiblemente con tapa en forma de spray (lo que facilitará su uso).

Cómo hacer un tónico facial para pieles grasas

¿Tienes la piel mixta o grasa? Si es así, esta loción tónica para pieles grasas te encantará. Y es que, para su elaboración, utilizamos arroz, un ingrediente con beneficios reguladores y absorbentes.

Ingredientes:

  • 30 ml de agua
  • Arroz

Elaboración:

Cocinamos el arroz como habitualmente hacemos. Seguidamente, recogemos y filtramos el agua de cocción del arroz, y reservamos. Ahora, remojamos el arroz seco en agua y lo colamos.

Conoce: Descubre: Para qué sirve un tónico

Cómo hacer un tónico facial antiacné

Si sufres muchos problemas de acné, es bastante probable que esta loción tónica te interese. Y es que consiste en un tónico purificante antiacné, elaborado con vinagre de sidra de manzana, que es antibacteriano y que, además, se adapta muy bien a las pieles con cierta tendencia a la producción de granos.

Ingredientes:

  • 15 ml de vinagre de sidra de manzana
  • 15 ml de agua
  • 2 gotas de aceite esencial de romero

Elaboración:

El proceso de elaboración de esta loción tónica es aún más sencilla y rápida si cabe que la anterior. Y es que solo debes combinar el vinagre de manzana con el agua, mezclando muy bien.

Para acabar, vierte las dos gotas de aceite esencial de romero, y vuelve a mezclar muy bien. Si lo deseas, puedes sustituir el aceite esencial de romero por una ramita de romero seco. Finalmente, vierte en una botella de cristal pequeña y oscura.

Receta de tónico facial casero

Cómo hacer un tónico casero antiedad

Si buscas una opción completa para luchar contra el envejecimiento prematuro y algunos de los primeros signos de la edad, no te pierdas esta loción con cualidades antiedad, regeneradora y cien por cien tonificante, ideal para pieles maduras.

Ingredientes:

  • 2 capullos de rosa (sin tratar)
  • 30 ml de agua

Elaboración:

Comenzamos calentando el agua en una cacerola. Justo cuando empiece a hervir, vertemos el agua sobre las rosas en un recipiente adecuado (que sea apto para calor). Tapamos y dejamos en infusión durante 10 minutos.

Finalmente, cuando haya pasado el tiempo indicado, filtramos y lo vertemos con cuidado en el interior de una botella de vidrio oscura.

Receta de loción tónica para potenciar la luminosidad

Si sueles tener una tez apagada y sin brillo, no hay duda que esta receta de loción tónica te encantará. Y es que se trata de un tónico brillo saludable, que potencia la luminosidad gracias a su contenido en zanahoria, que es muy rica en antioxidantes y betacarotenos.

Ingredientes:

  • 15 ml de jugo de zanahoria
  • 15 ml de agua

Elaboración:

Comienza lavando y pelando la zanahoria. Luego, con la ayuda de un extractor, una licuadora o un procesador de alimentos, procesa la zanahoria completamente hasta obtener su jugo. Finalmente, en una botella de vidrio oscura, combina los ingredientes en las cantidades indicadas.

Lee además: Tónico agua de rosas para mimar tu cutis

Cómo debes almacenar tu loción tónica casera

Una vez que hayas elaborado tu loción tónica, recuerda que es aconsejable verter la preparación en una botella de vidrio oscura, con atomizador o spray, previamente limpiada, desinfectada y / o esterilizada.

Tu tónico casero se puede mantener fresco durante un máximo de 3 días, por lo que es preferible no preparar nunca grandes cantidades de producto, sobre todo para evitar que pierda efectividad y que sus ingredientes se degraden. En este sentido, siempre bastará con un máximo de 30 ml.

¿Y cómo usarlo?

Es muy sencillo. Siempre debes aplicarlo sobre la piel limpia y seca, antes de cualquier otro tratamiento que forme parte de tu rutina de cuidado de la piel. Por tanto, recuerda que siempre debes aplicarlo después del desmaquillador y limpiador, y antes del sérum.

Hacerlo así es de vital importancia, ya que ayudará a preparar la epidermis para recibir mejor cualquier otro tratamiento hidratante y nutritivo.

Pero, ¿cómo aplicarlo? Solo debes empapar un disco de algodón con tu loción favorita, y pasarlo suavemente por todo el rostro, sin frotar.

No obstante, en caso de que hayas usado un atomizador, puedes rociarlo directamente sobre el rostro, y limpiar el exceso.

¿Para qué sirve tu tónico facial casero?

Una vez hemos elaborado nuestro tónico facial casero, y volviendo a recordar el hecho de que un tónico hecho en casa nunca será tan efectivo como una opción elaborada por una marca con experiencia, podemos preguntarnos qué utilidad puede tener.

Como hemos visto, la loción tónica completa el desmaquillado y la limpieza, algo que nunca está de más, especialmente cuando se conocen muchos de los daños que puede causar un maquillaje incorrecta o incompletamente eliminado (como granos, imperfecciones, enrojecimiento, tez apagada o envejecimiento prematuro).

Por otro lado, también proporciona a la piel un impulso real, mientras la prepara para volverla a hacer muy receptiva al resto de productos que forman parte de nuestra rutina diaria.

Pero, ¿cómo lo consigue? Muy sencillo: ayudando a que la piel se vuelva muchísimo más permeable. De esta forma, tanto los sérums faciales como las cremas que sean aplicados posteriormente podrán penetrar adecuadamente. Y, lo que es aún mejor, se volverán muchísimo más efectivos.

No solo eso. Es necesario recordar que, además, tanto el agua como los diferentes principios activos con que el tónico ha sido elaborado, a su vez, hidratan, proporcionan luminosidad, y luchan contra el exceso de sebo, los pequeños granos o incluso las rojeces.

¿Has aprendido mucho con nuestro Tónico facial casero: el mejor para hacer en casa? Si es así, no olvides escoger siempre ingredientes naturales de la mayor calidad posible.