¿Hay algo mejor que un tónico agua de rosas para mimar tu cutis? Se trata, posiblemente, de una de las mejores opciones que existen a la hora de tonificar tu rostro. Te descubrimos en qué consiste, qué beneficios ofrece, cómo hacerlo y cómo usarlo en casa.

Es cierto que nos encontramos ante un paso que, en muchas ocasiones, acabamos por saltarnos: aplicar un tónico en el rostro. Y, en realidad, es una pena, porque únicamente se necesitan 5 segundos. Y, además, es una opción muy completa y positiva para la piel.

Limpiamos, exfoliamos e hidratamos nuestra piel cada día. Pero, en realidad, hay un paso más para conseguir una piel muchísimo más radiante y cuidada: tonificarla.

El tónico facial, es cierto, en ocasiones puede ser considerado como un producto secante y muy poco útil. Pero, en realidad, tal y como coinciden en señalar muchos expertos en belleza, se trata de un paso imprescindible dentro de cualquier rutina de cuidado de la piel. Y esto es así independientemente del tipo de piel que tengamos.

Pero, ¿por qué puede ser tan importante? Básicamente se trata de una loción a base de agua que ayuda a hidratar las capas superiores de la piel, a la vez que previene la deshidratación cutánea.

De hecho, cuando aplicamos un tónico antes del sérum y de la crema de día o nocturna, la piel recibe un gran impulso de hidratación. Especialmente cuando optamos por una fórmula sin alcohol, ya que esto ayudará a evitar que la piel se reseque.

También es de mucha utilidad a la hora de eliminar las diferentes sustancias poco saludables que podemos encontrar en el agua del grifo, como podría ser el caso del cloro, los minerales y los productos químicos. No en vano, un poco de tónico en un disco de algodón ayuda a eliminar toda esta capa.

Por ello, se considera que una loción tónica es sumamente interesante a la hora de reforzar las cualidades del desmaquillado y de limpiador, ya que ayuda a arrastrar aquellos restos de impurezas o suciedad que han podido quedar.

Y, mejor aún, prepara la piel para que reciba mejor el resto de productos que usaremos en la rutina. Mejor aún, dependiendo de su composición, el tónico facial puede tener diferentes finalidades y usos.

Por ejemplo, puede calmar la piel, reducir la producción de sebo, hidratarla (especialmente cuando contiene ácido hialurónico), estimular la circulación sanguínea o combatir el acné y otras imperfecciones relacionadas. Es más, también es muy útil para maximizar los efectos del sérum y de la crema.

Pero en lo que a los diferentes ingredientes y principios activos interesantes que podemos encontrar en nuestro tónico facial, no hay duda que el agua de rosas puede convertirse, casi por completo, en una de las opciones más completas. ¿Quieres descubrir por qué?

Descubre: TOP 5 Tónicos faciales

¿Qué es y en qué consiste el agua de rosas?

Utilizada desde la antigüedad por sus amplias propiedades antibacterianas y regeneradoras, el agua de rosas es un producto natural muy interesante, principalmente por sus diferentes virtudes y beneficios.

También conocido con el nombre de hidrolato de rosas, el agua de rosas es un producto natural que se obtiene a partir de la destilación con vapor de agua de los pétalos de esta flor. Así, a medida que pasa por la planta, el vapor de agua descompone sus células, liberando sus principios activos.

Básicamente, el agua que se obtiene de este proceso es un producto cien por cien natural que encanta a muchas mujeres.

Eso sí, es necesario tener en cuenta un detalle no menos importante: en el momento de la destilación, se obtienen dos productos únicos. Por un lado, el agua floral de rosas y, por el otro, un maravilloso aceite esencial.

Aunque delicadamente perfumado, es cierto que el hidrosol contiene todos los beneficios que proporciona la rosa, aunque en concentraciones algo más bajas y menos activas, especialmente cuando lo comparamos con el aceite esencial. No obstante, por su textura, se convierte en un ingrediente ideal para cualquier loción tónica.

Beneficios del tónico de rosas

¿Qué beneficios ofrece el tónico agua de rosas?

Ayuda a limpiar la piel en profundidad

El agua de rosas es un antibacteriano natural. Ayuda a mantener la piel perfectamente limpia a lo largo de todo el día. Y, además, es una opción excelente para pieles grasas, porque actúa cerrando los poros de forma efectiva.

Un buen hidratante

Aplicarlo en el rostro tanto por la mañana como por la noche ayuda a mantener la piel hidratada. No en vano, tiene muchas virtudes, entre ellas las de revitalizar y suavizar la piel.

No solo eso, también mejora el aspecto natural de la tez, haciéndola más radiante, por lo que, con un uso regular, el rostro tenderá a parecer mucho más joven.

Es más, ¿sabías que combinado con un poco de aceite de almendras dulces, o de aceite de argán, podría convertirse en un completo desmaquillante?

Conoce también: Descubre: Para qué sirve un tónico

Ayuda a reducir las arrugas

Aplicando agua de rosas en el rostro diariamente, podría ayudar a combatir de manera eficaz la aparición de arrugas. Esto se debe a su alto contenido en antioxidantes, por lo que podría ayudar a retrasar el envejecimiento cutáneo, mientras reduce y oculta tanto las líneas finas como las arrugas.

Interesantes propiedades curativas

Pocas personas saben que el agua de rosas también puede ser de mucha utilidad a la hora de curar heridas o pequeñas cicatrices. De hecho, sí es conocido por ser una opción realmente respetuosa para pieles sensibles, motivo por el cual está aconsejado para pieles con tendencia al acné.

Una opción excelente para después de tomar el sol

Después de pasar un día al sol, es imprescindible hacer todo lo posible por cuidar nuestra piel. Y, aunque no lo creas, el agua de rosas puede convertirse en una opción única, ya que sus diferentes principios activos ayudan a combatir los efectos nocivos del sol sobre la piel.

Ideal contra los ojos hinchados

¿Quieres conocer más beneficios del tónico de agua de rosas? Si te levantas todas las mañanas con los ojos hinchados, debes saber que esta loción tónica es una opción muy completa para reducir sus síntomas más molestos.

Cómo hacer un tónico agua de rosas casero

Ingredientes:

  • 100 g de capullos o pétalos de rosa
  • 250 ml de agua destilada

Elaboración:

El día anterior, ponemos los capullos de rosa en una botella de vidrio oscura resistente al calor. Luego, vertemos el agua en una cacerola al fuego y dejamos que el agua hierva. Ahora, vertemos con cuidado el agua hirviendo sobre los capullos de rosa que se encuentran en el interior de la botella o frasco.

Tapamos y dejamos en infusión durante toda la noche (lo preferible es que la infusión se mantenga al menos durante 12 horas).

Luego, al día siguiente, lo más probable es que la rosa se haya infundido bien. Por lo que simplemente debemos filtrar el agua de rosas, colando los capullos. Y, posteriormente, volverla a filtrar con la ayuda de una gasa de algodón.

Para terminar, procedemos a verter el agua de rosas en frascos esterilizados (por ejemplo, en botellas oscuras de vidrio con atomizador).

Se conservará perfectamente durante al menos 2 semanas, siempre y cuando mantengas el producto alejado del sol. Eso sí, si prefieres un resultado refrescante, se aconseja conservarlo en la nevera.

Receta de tónico agua de rosas con glicerina

La glicerina vegetal se convierte en una opción muy completa a la hora de nutrir e hidratar la piel. Y combinado con el agua de rosas, el resultado puede ser aún mejor. Eso sí, debemos advertir que esta receta debe hacerse partiendo de nuestro tónico facial anterior. Toma nota.

No te pierdas: Tónico facial casero: el mejor para hacer en casa

Ingredientes:

  • ½ taza de tónico agua de rosas
  • 2 cucharaditas de glicerina vegetal

Elaboración:

Solo debemos poner el tónico de agua de rosas, en la cantidad indicada, en el interior de una botella de vidrio oscura con atomizador. Añadimos la glicerina vegetal, cerramos y agitamos para mezclar muy bien.

¡Listo! Se conservará muy bien alejado de la luz solar, o en la nevera si prefieres disfrutar de un toque de frescor con cada uso.

Cómo debes usar tu tónico de agua de rosas

Para usarlo, tan solo debes seguir los pasos que habitualmente seguirías a la hora de usar cualquier otro tónico facial. Es muy sencillo: solo debes empapar un disco de algodón con tu agua de rosas casero, y aplicarlo sobre el rostro tanto por la mañana como por la noche, deslizando suavemente.

Si después de descubrir nuestro tónico agua de rosas para mimar tu cutis, te animas a prepararlo, no olvides usar siempre ingredientes de la máxima calidad posible.