Si usar un sérum facial de forma regular puede proporcionar muchos beneficios para el cuidado de la piel, si contiene vitamina C sus beneficios antioxidantes serán aún mejores. Y es que, estas son todas las razones por las que deberías de usar un sérum con vitamina C. Toma nota.

Si es la primera vez que oyes hablar de un sérum facial, es bastante probable que tengas dudas relacionadas con su uso e integración en la rutina de cuidado de la piel. ¿Qué es exactamente? ¿En qué consiste, para qué y qué beneficios ofrece?

Si es así, es normal que estés confundida. Pero, en realidad, hay muchas razones por las que un sérum facial debería ser una parte integral de tu cuidado diario, especialmente si se trata de un sérum de vitamina C. Y es que no es casualidad que los fanáticos de la belleza de todo el mundo lo amen.

Si tienes la piel seca o apagada, o incluso con tendencia al envejecimiento o al acné, los sérums no deberían faltar nunca en tu cuidado diario de la piel. Pero, ¿sabes exactamente por qué?

Principalmente porque son productos formulados en altísimas concentraciones, que contienen una elevadísima cantidad de principios e ingredientes activos. Por este motivo, es muy habitual que solo sea necesario aplicar unas pocas gotas de producto en la piel para disfrutar de todas sus cualidades.

De ahí que, en la mayoría de las ocasiones, los sérums tiendan a ser algo caros, porque su concentración de ingredientes es tan alta y elevada que basta con usarlo mínimamente para proporcionar a la epidermis todas y cada una de sus propiedades.

Su composición es a base de agua, y, por lo general, tiende a tener una consistencia y una textura bastante fina, liviana y ligera. De hecho, los sueros a menudo se saltan durante el cuidado diario, ya que la mayoría los identifican con sustancias viscosas y grasas, lo que no es realmente el caso.

Es más, los sérums contienen moléculas más pequeñas que son absorbidas por la piel más rápido y en mayor profundidad, especialmente cuando los comparamos con los humectantes. Pero, evidentemente, esto no significa que debamos dejar de usar estos últimos.

Debemos tener en cuenta que los humectantes (como las cremas de día y de noche) suelen ser más viscosos y tener una textura más rica que los sérums, pero esto no debe reseñarse como algo malo. Al contrario. Son esenciales para formar una barrera protectora altamente hidratante.

Por este motivo, los sérums deben ser aplicados siempre antes de la crema hidratante, porque de esta manera conseguimos que sus ingredientes activos penetren en la dermis de forma profunda, mientras que, posteriormente, los sellamos en la piel tras la aplicación del humectante.

Pero, ¿qué ocurre si, además, usamos un sérum facial con vitamina C como uno de sus principales ingredientes activos?

No te pierdas: TOP 5 Serums con Vitamina C

¿Cuáles son los beneficios del sérum de vitamina C?

Mejora el tono y la luminosidad de la piel

La piel puede mostrar cierta decoloración por distintas razones. Puede ocurrir por contacto con el sol (por ejemplo, por una exposición solar excesiva y sin la debida protección), el acné o el enrojecimiento y otros problemas cutáneos.

Lo cierto es que la vitamina C ejerce muchas propiedades, entre las que se encuentra la protección del rostro, ayudando a equilibrar y unificar el tono de la piel, reduciendo las decoloraciones y tratando muchos de los problemas asociados a la hiperpigmentación.

También ofrece luminosidad, especialmente cuando se aplica con frecuencia y de forma constante.

Altos beneficios antioxidantes

No hay duda: la vitamina C es tremendamente conocida por sus elevadas cualidades antioxidantes, y ayuda a combatir los radicales libres que pueden destruir las células.

Así, la acción contra los radicales libres es otro de los beneficios únicos de la piel, ya que son moléculas inestables responsables del proceso de envejecimiento, el cual puede surgir, incluso, de forma prematura cuando su cantidad se produce en exceso.

Es más, ayuda a reconstruir la piel y favorecer la cicatrización natural de las heridas. Incluso una sola gota de vitamina C obtenida de un sérum de tratamiento, ayuda a rejuvenecer las células cutáneas cuando la piel se encuentra irritada o dañada.

Reduce el acné y las cicatrices

La vitamina C también puede ayudar a disminuir algunos de los principales signos visibles tanto del acné como del envejecimiento, así como las marcas que pueden dejar sobre la epidermis.

Debemos tener en cuenta que la mayoría de estas cicatrices tienden a ser creadas, y aumentadas, por la producción excesiva de melanina en la piel. Por suerte, la vitamina C es muy útil a la hora de equilibrar la presencia de melanina en el rostro.

Beneficios del sérum con vitamina C

Ayuda a aumentar la producción natural de colágeno

Ayuda significativamente en la síntesis de colágeno, una proteína de la juventud que, a medida que envejecemos, deja de producirse en la cantidad necesaria como para mantener nuestra piel firme, tersa y joven.

Y es que, como la vitamina C es ácida, cuando se aplica sobre la piel, la dermis activa sus mecanismos de defensa, en los que el colágeno es uno de los principales protagonistas.

Este elemento ayuda a la elasticidad y firmes cutáneas, por lo que sus niveles disminuidos influyen en la aparición de arrugas, y en la aparición de una falta de elasticidad.

Si agregamos un sérum de vitamina C en nuestra rutina diaria de cuidado facial ayudaremos a nuestra piel a producir y sintetizar más colágeno, disfrutando así de una piel más joven y firme.

Mejora las pieles apagadas y con aspecto cansado

También es útil para restaurar el brillo natural de la piel, por lo que es muy adecuado en caso de tener la tez apagada, al ayudar a que el rostro vuelva a irradiar luminosidad y vitalidad, actuando contra la decoloración, a la vez que restaura la uniformidad del color.

Protege la piel del sol y las quemaduras

Aunque es necesario tener especial cuidado cuando aplicamos un sérum o cualquier otro producto con vitamina C sobre el rostro (especialmente cuando vamos a salir a la calle o vamos a tomar el sol, ya que puede manchar la piel), curiosamente ayuda a protegerla de la acción negativa de la radiación ultravioleta

Esto se debe principalmente a su alta acción antioxidante, de manera que ayuda a fortalecer la epidermis y curar las quemaduras solares y todas sus molestias asociadas.

Descubre también: Serum de vitamina C casero: la fórmula infalible

¿A partir de qué edad debes usar un sérum de vitamina C?

Alrededor de los 30 años es la edad más adecuada para adoptar un uso regular de sérums. Y, de hecho, un sérum de vitamina C se convierte en una de las mejores opciones, porque garantiza una mejor y mayor producción de colágeno.

Debemos recordar que es a partir de los 25 años de edad cuando la producción de este elemento tan vital empieza a ralentizarse, por lo que lo preferible es optar directamente por productos con antioxidantes que favorezcan su síntesis.

¿Cómo debes aplicar tu sérum de vitamina C correctamente para disfrutar de todos sus beneficios?

Recuerda que, como el sérum facial es un producto bastante concentrado en ingredientes y principios activos, para disfrutar de sus distintos beneficios únicamente se requiere de una pequeña cantidad para disfrutar de todas sus cualidades, gracias también a su textura fina, lo que nos proporciona el máximo resultado con unas pocas gotas.

¿Cómo hacerlo de forma correcta? No olvides que el sérum debe aplicarse siempre después de la limpieza y del tónico facial, y antes de cualquier crema (de día, de noche o como tratamiento).

Una vez aplicado el tónico, debemos ponernos el sérum de vitamina C sobre el rostro, con la ayuda de movimientos suaves, mediante pequeños trazos o movimientos armoniosos, útiles para alisar el producto sobre la epidermis. Eso sí, dado que es bastante penetrante, no debemos masajear el rostro.

Es recomendable seguir las instrucciones del fabricante. Y es que, dado que la vitamina C suele sensibilizar la piel, es probable que debamos aplicarlo únicamente por la noche, ya que es posible que al salir a la calle, especialmente si tomamos el sol, podamos correr el riesgo de manchar la piel.

Después de descubrir todas las razones por las que deberías de usar un serum de vitamina C, ¿aún tienes dudas acerca de por qué sería una opción adecuada y completa? No olvides, eso sí, usar siempre el sérum más adecuado en función de tu tipo de piel y de las necesidades que desees que cubra.