Las estrías son una afección muy común. Por eso, somos muchas quienes acudimos a Internet en busca de consejos para eliminarlas. Uno de los más habituales es que usemos rosa mosqueta para acabar con ellas.

Pero… ¿de verdad funciona este remedio?

Es lo que me preguntaba yo. Aunque, después de haber leído tantos testimonios positivos, comenzó a picarme la curiosidad.

Teniendo en cuenta que es un ingrediente que puede encontrarse en multitud de tratamientos, me propuse investigar más al respecto.

Así, me he lanzado a probar diferentes maneras de utilizar este compuesto para nutrir la piel, devolverle la elasticidad y rellenar los hoyuelos.

Después de varios meses dándole oportunidades a las mejores técnicas, me he formado una opinión que quiero compartir contigo.

Con esto, espero que mi experiencia te pueda resultar de utilidad también en tu caso.

Presta atención y ármate de paciencia, que a pesar de lo que pueda parecernos de entrada, acabar con estas cicatrices es posible.

Pero, para conseguirlo, primero tenemos que saber bien en qué consiste y qué pautas conviene que sigas para reducir su presencia.

Después, nos pondremos manos a la obra para analizar los beneficios de la rosa mosqueta. Ponte cómoda, que ¡comenzamos con el análisis!

Todo lo que tienes que saber sobre las estrías: guía fácil para ser una experta

Si lo que queremos es descubrir si una técnica o cosmético concreto funciona bien contra estas cicatrices, lo primero que tenemos que tener muy claro es en qué consiste realmente esta afección.

De esta manera podrás descubrir mejor sus puntos débiles para después tenerlos en cuenta a la hora de atacarlos y así conseguir grandes resultados en poco tiempo. Vamos a ello.

Qué es en realidad una estría

Las estrías son unas marcas que se producen en nuestra dermis cuando ésta se desgarra tan rápido que no tiene tiempo suficiente para regenerarse, por lo que se acaba rompiendo.

Precisamente por ese motivo, su aspecto es el de unas marcas alargadas (de color rojizo o blanquecino) y son tan complicadas de eliminar, ya que están relacionadas con el estado general de neustra piel.

Eso sí, no te preocupes, porque se trata de una cuestión puramente estética que no tiene consecuencias graves o serias relativas a nuestra salud, más allá de que pueda generar ciertas inseguridades o problemas de autoestima.

En este punto, quiero aclarar que no tienes nada de lo que avergonzarte, porque, aunque por culpa de los estándares de belleza actuales tendemos a pensar que no queda bonito, tampoco es nada malo ni hay necesidad de ocultarlo.

Dicho esto, también veo esencial recalcar que, de igual manera, estás en todo tu derecho de buscar acabar con las estrías, por lo que tampoco te sientas mal por querer eliminar para siempre estas marcas.

estrias

Cómo se forman

En realidad, existen varios factores que influyen de manera directa en su aparición.

El más importante tiene que ver con los cambios bruscos que se producen en nuestro organismo, muchas veces de manera inesperada.

Por ejemplo, pueden estar relacionados con determinadas enfermedades o con alteraciones de peso muy bruscas, aunque se dan también con mucha frecuencia durante etapas de cambios hormonales.

Es decir, que es muy frecuente que aparezcan estrías durante la adolescencia, el embarazo o la menopausia.

Precisamente por este motivo, las mujeres tenemos más tendencia a padecer este problema.

En estos momentos clave, las modificaciones en nuestro cuerpo son tan rápidas que la dermis se vuelve cada vez más fina y tirante… hasta que se rompe por completo antes de que tenga tiempo de recuperarse.

Por esta razón, es una afección más habitual en zonas con la piel más fina, expuesta o delicada, pero también en áreas que tienden a acumular grasa, como son los pechos, el estómago, los muslos y los glúteos.

A pesar de cómo pueda sonar esto, no debes preocuparte por las molestias. El proceso no es doloroso.

Vamos, que casi ni te enteras. Por esta razón a veces es complicada de detectar a tiempo.

Ese es el principal motivo de que convenga tomar medidas de prevención, en especial aquellas relacionadas con una correcta hidratación de la dermis, para evitar que pierda elasticidad y se deteriore con mayor facilidad.

Si quieres saber qué más puedes hacer para evitar que tu piel se llene de estrías solo tienes que seguir bajando, que te lo cuento en el siguiente bloque.

Las mejores pautas para prevenir la aparición de estrías

Antes de ponernos a ver cómo la rosa de mosqueta puede reducir la presencia de estrías, quiero aclarar que es importante que a estos tratamientos cosméticos los acompañen una serie de recomendaciones.

Si no tienes un ritmo de vida sano o no cuidas la hidratación de tu cuerpo, reducirás mucho las posibilidades de eliminar las estrías para siempre.

sentadillas

Por tanto, vamos a ver algunas recomendaciones clave que conviene que tengas en cuenta:

  • Cuida tu piel. Usa siempre protector solar cuando vayas a pasar bastante tiempo en exteriores, porque incluso con el cielo encapotado los rayos del sol resultan muy nocivos para la dermis.
  • Huye del agua demasiado caliente. Es mejor que te pongas una estufa cuando te duches a que emplees agua más allá de templada. Piensa que la fría ayuda a reactivar el metabolismo.
  • Evita la ropa ajustada. Cuando llevas prendas muy ceñidas no estás permitiendo que tu piel respire, puesto que se dificulta bastante la circulación.
  • Cambia de vez en cuando de postura. Si quieres que tu flujo sanguíneo aporte todos los nutrientes necesarios a tu dermis, evita sentarte demasiado tiempo de la misma manera, sobre todo si esto implica estar con las piernas cruzadas.
  • Ten una dieta equilibrada, en la que abunden las frutas y verduras, así como los alimentos con abundantes cantidades de vitaminas (sobre todo la C), minerales, potasio (el plátano) y proteínas (en carnes, huevos, soja o frutos secos).
  • Haz ejercicio a diario. Debes moverte todos los días, por ejemplo, saliendo a pasear. Además, tendrás que mezclar ejercicios aeróbicos (bicicleta, baile o correr) con otros cardiovasculares, así como trabajar con pesos de vez en cuando.
  • Apuesta por los masajes con aceites esenciales, puesto que permiten reactivar la circulación en esas áreas, nutrir en profundidad y proporcionar una agradable sensación calmante. Para eso, puedes utilizar rosa mosqueta, como veremos en breves.
  • Usa cremas cosméticas hidratantes a diario, sobre todo después de la ducha, para fomentar que el producto penetre en las capas más profundas de la dermis y trabaje bien desde el interior.
  • Realiza una exfoliación semanal, ya que de esta manera eliminas las células muertas y renuevas las capas más exteriores de la piel, permitiendo que su aspecto sea más terso, suave y unificado.
  • Hidrátate. Tienes que beber una cantidad suficiente de agua todos los días para que tu cuerpo funcione bien y tu dermis esté bien nutrida, de modo que conserve su elasticidad y no pueda desgarrarse con tanta facilidad.

Sé que, vistas así de golpe, puedan parecer demasiadas pautas o incluso resultar muy complicadas de seguir.

Sin embargo, te animo a que vayas poco a poco incluyendo estos cambios en tu rutina.

Cumplirlos es más sencillo de lo que parece y, sobre todo, merece la pena hacerlo, porque en relativo poco tiempo conseguirás cambios visibles y una piel mucho más sana, cuidada y bonita.

No te pierdas: Cómo prevenir las estrías durante el embarazo

Sobre la rosa de mosqueta: qué es y qué debes saber

Ahora sí, ya tenemos los conocimientos necesarios como para ponernos a analizar en profundidad el rosa mosqueta, de modo que seas capaz de comprender qué es este ingrediente y cuáles son sus principales beneficios.

Como su propio nombre indica, deriva de la Rosa rubigionsa, una variedad silvestre de la familia de las rosáceas, que a simple vista destaca por su agradable e intenso aroma.

Su origen como planta lo encontramos tanto en Europa del Este como en la zona de la cordillera de los Andes, en América del Sur.

Sin embargo, con el tiempo se ha expandido también a otras zonas del continente americano, de Asia e incluso del norte de África, por lo que se cultiva de forma natural en diferentes partes del mundo.

Entre sus principales características destaca por su alto contenido en vitamina A (también conocida como retinol), en ácidos linolénicos, linoleico y oleico, así como en flavonoides, betacarotenos, taninos y vitamina C.

Como resultado, tiene multitud de beneficios para cicatrizar y mantener joven la dermis, entre otras muchas propiedades.

Si quieres descubrirlas todas, pasa al siguiente bloque, que ahí lo veremos más a fondo.

rosa mosqueta

Los principales beneficios que tiene este compuesto

Aunque ya te he adelantado que la rosa mosqueta tiene muchísimas utilidades para cuidar la piel, en este punto vamos a estudiarlos de manera pormenorizada, para que entiendas mejor cuáles son todas sus ventajas.

Es capaz de hidratar a fondo

Gracias a su elevado contenido en ácidos grasos esenciales, logra combatir la deshidratación y la pérdida de agua en general, a la vez que nutre a fondo hasta las capas más profundas de la dermis.

Defiende el cutis frente a los rayos solares

A pesar de lo necesario que es el astro rey, los rayos UVA y UVB son bastante dañinos para la dermis. Por fortuna, la rosa mosqueta sirve para protegernos frente a las radiaciones solares.

Como resultado, nos protege frente a sus posibles efectos nocivos o daños que puede causarnos, a la vez que nos ayuda a recuperarnos en caso de quemadura.

Combate los problemas de inflamación

Por culpa de los factores externos, de la falta de hidratación o de la irritación, a veces nuestra piel tiende a hincharse, de modo que puede llegar a picar o molestar en exceso.

Suele ser habitual en quienes padecen dermatitis. Por fortuna, la rosa mosqueta tiene grandes propiedades antiinflamatorias, así como calmantes.

Reduce imperfecciones como el acné

Gracias a sus compuestos, logra eliminar -o al menos reducir de forma notable- las estrías, pero también otras cicatrices, las manchas u otros problemas de pigmentación e incluso los granos que se forman en la piel.

Esto se debe a que unifica el tono y le aporta una gran luminosidad, haciendo que, como resultado, nuestra piel luzca más lustrosa y bonita.

Aumenta el proceso de cicatrización y regeneración

Entre las ventajas de este compuesto está la de mejorar la elasticidad, aumentar los compuestos que permiten la regeneración y, en general, permitir que se recupere en poco tiempo.

Mejora la textura y su aspecto en general

También como resultado de lo que ya hemos comentado -y debido a su alta capacidad regenerativa-, la rosa mosqueta renueva la superficie cutánea.

De modo que consigue darle a nuestra piel una imagen más lisa, tersa y uniforme.

Previene el envejecimiento prematuro

Como resultado de su elevado contenido en antioxidantes -fundamentalmente vitaminas A, C y E- neutraliza la acción de los peligrosos radicales libres y estimula la propia producción de colágeno de nuestro organismo.

Estos compuestos son uno de los principales desencadenantes del fotoenvejecimiento, por lo que acabar con ellos ayuda a evitar que nos salgan arrugas, patas de gallo o cualquier otra línea de expresión.

Proporciona un efecto calmante

Muy útil sobre todo después de la depilación o en otros momentos en los que la dermis esté especialmente irritada, dañada o sensible, en especial para quienes tienen la piel atópica.

Cuida tanto tu melena como el cuero cabelludo

Esto se sale estrictamente de lo relacionado en exclusiva con la piel, pero es que la rosa mosqueta es muy beneficiosa para quienes tengan la dermis de la cabeza muy sensible, con eczemas o psoriasis.

Más allá de esto, masajear este compuesto por la cabeza reduce la presencia de caspa y le otorga vitalidad a nuestro cabello, que luce más fuerte, brillante y hermoso.

De qué manera podemos encontrar y usar la rosa mosqueta

Una vez hemos descubierto todas las ventajas asociadas al uso de este interesante compuesto, es el momento para que veamos de qué maneras puedes utilizarlo y en qué tipo de cosméticos lo encuentras de manera habitual.

En función del método que escojas, tendrás unas ventajas u otras relacionadas con sus beneficios y método de empleo.

Así que vamos a verlos todos, para que luego tú misma decidas qué técnica se adapta mejor a tus necesidades y te convence más.

Aceite esencial

aceite esencial rosa mosqueta

Si lo pongo el primero de esta lista es porque suele ser la principal manera en la que encontramos este compuesto y, por tanto, la más utilizada.

El aceite se extrae directamente de los cinorroidón, los frutos de la rosa, de modo que se aprovechen todos sus beneficios.

Destaca por su textura líquida, que facilita la absorción y que penetre a fondo en la piel, de modo que actúa con eficacia desde el interior de la misma, permitiendo que se regenere y luzca más bonita.

Como resultado, aporta una gran elasticidad, renovando la flexibilidad natural de la dermis al mismo tiempo que ofrece un efecto calmante y nos enamora con su agradable aroma.

Por este motivo, está especialmente recomendado para usar durante el embarazo, ya que si se aplica a diario, se reduce drásticamente la aparición de estrías en toda la zona del vientre.

En cuanto al método de empleo, puedes usarlo puro o mezclarlo con tu crema de confianza o hasta con otro aceite esencial, ya que sus propiedades no se verán afectadas por este motivo.

Simplemente tienes que usar las palmas de tus manos para realizar un agradable masaje, que reactiva el metabolismo y fomenta que se absorba mejor.

Cremas especializadas

Es el segundo formato más habitual, pues al fin y al cabo las cremas son los cosméticos más utilizados, debido a su cómodo método de empleo, su relación calidad/precio y los grandes resultados que nos ofrece.

En esta ocasión, son productos elaborados con varios compuestos, por lo que tendrás que analizar su fórmula para saber qué porcentaje de rosa mosqueta contiene en realidad, pues si es muy pequeño no estarás aprovechando sus beneficios.

También debes fijarte en que sus ingredientes sean lo más naturales posibles y no contengan elementos irritantes ni dañinos, como son los parabenos o un exceso de conservantes.

Esto a su vez evitará el peligroso efecto combinado y hará que su fecha de caducidad sea más elevada, por lo que si tienes en cuenta esta pauta, su uso será tan seguro como eficaz.

Más allá de esto, su textura es más densa y cremosa, por lo que cuesta algo más de extender.

Sin embargo, será más adecuada para quienes tienen la piel grasa, ya que -a diferencia de los aceites- no añade un exceso de sebo.

Geles

A medio camino entre el aceite y la crema, en esta ocasión nos topamos con un cosmético de textura ligera y, sobre todo, muy refrescante.

Al mismo tiempo, se aplica con mucha facilidad y resulta muy agradable por la sensación que deja, pero sin embargo sus resultados suelen ser menores, por lo que yo lo recomendaría más para aquellas estrías más recientes y fáciles de tratar.

Por lo demás, la manera de aplicarlo no dista mucho de las dos anteriores.

Simplemente ten en mente que conviene hacerlo sobre el cuerpo previamente limpio y seco y que, si se usa justo después de la ducha, se potencia la absorción.

En esta ocasión, este método también es interesante porque encontramos geles que han sido diseñados para utilizarlos en zonas del cuerpo en la que normalmente las cremas no pueden usarse.

Un ejemplo son las ingles o la zona perianal, tan importante de cuidar en el caso de mujeres gestantes que están a punto de parir.

Cápsulas

No solemos hablar tanto de este método por ser el menos común. Pero, tranquila, porque esto no quiere decir que sea nocivo de alguna manera.

Es cierto que el método de empleo es algo más engorroso (y, generalmente, caro), ya que debemos romper la cápsula con los dedos o con una tijera y, después, aplicar el producto que contiene directamente sobre la zona elegida.

A continuación, solo debes masajearlo y dejar que se absorba y actúe.

Sin embargo, para tratar las estrías y otras marcas como las cicatrices, no son siempre la manera más adecuada, ya que no resultan igual de eficaces.

Por qué conviene que uses rosa mosqueta contra las estrías

De acuerdo, ya sabemos que son exactamente las estrías, por qué se producen y cuáles son las principales ventajas de la rosa mosqueta en nuestra piel. Pero… ¿de verdad es tan útil para eliminar la molestas estrías?

Basándome en mi experiencia, te puedo asegurar que sí.

Para empezar, porque sus propiedades hidratantes, cicatrizantes y regeneradoras ayudan minimizar las rayas, recuperar la elasticidad perdida y mantener la dermis en un estado óptimo.

Como resultado, todo tipo de imperfecciones, incluidas entre ellas las molestas estrías, se suavizan e incluso llegan a desaparecer.

Aunque para eso tenemos que tener paciencia y usar de forma constante y diaria el tratamiento elegido.

Por todo esto, la rosa mosqueta es especialmente interesante como método de prevención y como manera de acabar con las estrías más recientes, aquellas de color rojo que indica que son de reciente creación.

No te pierdas: Estrías rojas y blancas ¿cual es cual y como eliminarlas?

En cuanto a las blancas, que son las más antiguas, necesitaremos métodos más fuertes y potentes, como cremas antiestrías especialmente desarrolladas con este objetivo, pues es la única manera de conseguir reducirlas de forma visible y notable.

De todas formas, aplicar un aceite de este compuesto todas las semanas e incluso a diario será una manera estupenda de conseguir que tu dermis luzca más unificada, nutrida, sana, luminosa y, en general, bonita.

Por todo esto, te recomiendo que combines una buena crema especializada con un ritmo de vida adecuado, con ejercicios realizados a diario, con una alimentación variada y con una adecuada atención a la dermis.

Si sigues las pautas que hemos comentado y utilizas rosa mosqueta en tu rutina de cuidado para acabar con las estrías, seguro que descubres que funciona tan bien como promete.