Aunque la mejor forma de cuidar el contorno de los ojos es siguiendo una rutina de cuidado de la piel, y usar un tratamiento específico para esta área tan delicada, también existen remedios caseros para cuidar el contorno de los ojos. Te los descubrimos, no te los pierdas.

Si te preguntamos por un área del rostro que tiende a ser más delicada que el resto de la cara en sí, es muy probable que pienses en el contorno de los ojos. Y con razón.

El contorno de los ojos es una zona especialmente sensible y frágil, que rápidamente nos hace parecer cansados. Muy pobre en glándulas sebáceas, es una zona muy mal protegida contra la deshidratación.

Además, rica en vasos sanguíneos, la circulación venosa y linfática en esta zona suele ser un poco lenta. El resultado, en la mayoría de las ocasiones, suele ser bastante evidente: se produce una acumulación tanto de pigmentos como de toxinas que aparecen a través de una epidermis muy fina.

Pero, ¿por qué ocurre? Es necesario tener en cuenta que esta parte del rostro es de 3 a 5 veces más delgada que el resto de la cara. Además, suele estar bastante más estresada, y no es muy resistente, motivo por el cual requiere de unos cuidados específicos.

Para responder a las particularidades del contorno, la crema para el cuidado de la piel debe tener unas propiedades específicas: una textura ligera y no grasa, que no apelmace la zona.

Pero, ¿qué hacer en caso de que hayan surgido algunos problemas específicos, y una crema puede no ser del todo efectiva? No hay duda que los remedios caseros pueden ser muy útiles e interesantes. Toma nota.

No te pierdas: TOP 5 Contornos de ojos antiojeras

Principales problemas a tratar en el contorno de los ojos

Bolsas debajo de los ojos

La hinchazón es considerada como uno de los fenómenos más comunes en el contorno, que da una apariencia hinchada e incluso inflamada al área de los ojos.

Por lo general, las bolsas bajo los ojos tienden a estar vinculados al desplazamiento de las células grasas, generalmente ubicadas en la cuenca del ojo, que se acumulan debajo de los ojos y forman una especie de “bolsillo” visible en la superficie.

Se trata de un fenómeno que tiende a ocurrir alrededor de los 50 años de edad, pero también es un problema bastante habitual a partir de los 30 años. Es más, no es raro tener bolsas al despertarnos por la mañana, y luego verlas desaparecer poco a poco, a medida que pasa el día.

La causa, entonces, radica en una ralentización de la circulación tanto sanguínea como linfática. De hecho, esta hinchazón suele verse favorecida por el envejecimiento natural, y por la propia flacidez de los tejidos.

Ojeras

Ya sea por fatiga (o cansancio), o por una predisposición genética, las ojeras tienen el mismo efecto que las bolsas en el contorno de los ojos: hacen que los ojos se vean pesados, originando, además, una falta de luminosidad.

Es necesario distinguir entre dos tipos de ojeras: las que presentan un tono azulado o violáceo, que afectan principalmente a personas con la piel clara; y aquellas que tienen una tonalidad beige o marrón, en función de la tez de la piel, y que encontramos en pieles bronceadas u oscuras.

Lo cierto es que, en algunos casos, pueden acabar coexistiendo ambos tipos de ojeras. Puede haber un rasgo hereditario, un factor étnico o cierta predisposición genética. No obstante, para las ojeras, no hay duda que la fatiga y el cansancio continúan siendo las principales causas.

Además, el fenómeno suele acentuarse con la edad, principalmente porque la microcirculación sanguínea presente en el área se ralentiza. Además, los efectos de comer en exceso, el mal sueño y las noches cortas, también suelen ser más visibles alrededor de los ojos.

Líneas finas y arrugas

Al igual que ocurre en el resto del rostro, el contorno de los ojos también puede estar marcado por las patas de gallo, que son líneas de expresión que pueden aparecer tan pronto como a una edad a partir de los 25 o 30 años de edad.

Cuando las líneas finas aparecen como consecuencia de las expresiones faciales, se encuentran especialmente ligadas a los múltiples movimientos de la piel, pudiendo incluso acentuar los signos de fatiga; aunque su profundidad varían de una persona a otra.

Cuando las arrugas ya se han formado, en realidad no existe una receta mágica para borrarlas.

De ahí que sea importante actuar en la prevención, preferiblemente a partir de los 25 años de edad, que es cuando la producción de colágeno y elastina empiezan a ralentizarse, favoreciendo tanto la hidratación como los automasajes, para limitar la aparición de las arrugas alrededor de los ojos.

Descubre: La forma más eficaz de aplicar un contorno de ojos

Los mejores remedios caseros para el contorno de los ojos

Áloe vera

El áloe vera se caracteriza por ser un maravilloso corrector, cuyo gel, aplicado suavemente en pequeñas cantidades en el contorno, puede ayudar a tensar el área, además de reducir la inflamación.

Eso sí, puede ser algo irritante para esta zona tan sensible, por lo que es necesario actuar con precaución.

Té verde

Usado tradicionalmente para acelerar la eliminación de las toxinas y descongestionar el área de los ojos, también puede ayudar a activar la circulación sanguínea. Es más, sus propiedades antioxidantes le proporcionan un efecto anti ojeras verdaderamente efectivo.

Es considerado, de hecho, como uno de los remedios de la abuela por excelencia, totalmente descongestionante. Para elaborarlo, solo tienes que hacer un té verde como habitualmente haces, y reservar las bolsitas de té, colocándolas en la nevera para que se enfríen.

Luego, solo debes ponerte las bolsitas de té verde enfriadas en el área debajo de los ojos, lo que ayudará a reducir las bolsas.

Remedios útiles para el contorno de los ojos

Pepino

Compuesto por un 95 por ciento de agua, el pepino también destaca por ser una fuente natural de hidratación. También contiene cobre, que favorece la formación de nuevo colágeno, aportando un beneficio regenerador tremendamente útil para la zona de los ojos.

¿Cómo aplicarlo? Es muy sencillo. Solo debes cortar dos rodajas de pepino fresco (preferiblemente orgánico), para estimular y optimizar su efecto sobre los ojos hinchados. Solo tendrás que dejarte los trozos en los ojos, actuando durante algunos minutos.

Patatas

Ideal para estimular la circulación sanguínea alrededor de los ojos, la patata también tiene la capacidad de reducir la dilatación de los vasos sanguíneos, además de contener mucha vitamina C y otros antioxidantes.

Solo debemos triturar dos trozos de patata, de un centímetro de grosor, y aplicarlas sobre las ojeras durante al menos veinte minutos.

No te vayas sin leer: Mis trucos para quitar las ojeras

Cómo hacer una crema protectora para los ojos

Ingredientes: 2 cucharaditas de manteca de karité, 2 cucharaditas de cera de abejas, 2 cucharaditas de aceite de aguacate , 3 cucharaditas de aceite de almendras dulces , 1 cucharadita de gel de aloe vera , 1 cucharadita de agua de arándanos y 5 gotas de aceite esencial de zanahoria.

Elaboración: Al baño maría, comienza añadiendo el aceite de aguacate y el aceite de almendras, y derretimos la cera y la manteca de karité. Fuera del fuego, añadimos el gel de áloe vera y el agua de arándanos, batiendo muy bien. Luego, añadimos el aceite esencial de zanahoria y vertemos en un frasco de vidrio oscuro.

Parche corrector de bayas de goji

Aplicado al menos una vez a la semana, este parche corrector puede ser muy útil a la hora de tratar las ojeras y las bolsas bajo los ojos.

Ingredientes: 10 ml de agua destilada, 10 bayas de goji secas y 0,3 gramos de agar agar.

Elaboración: Comenzamos preparando una infusión de bayas de goji, hirviendo con el agar agar. Luego, removemos con la ayuda de un tenedor. Al verter la mezcla aún caliente sobre papel de horno, creamos dos círculos. Debemos conservar en la nevera, lo que ayudará a que la mezcla se endurezca.

Cómo aplicarlo: Solo tendrás que aplicar ambos parches sobre los párpados humedecidos, dejando actuar durante al menos 20 minutos. Luego, procede a desecharlos una vez usados.

Corrector de posos de café

Ya sabemos que el café, por su alto contenido en cafeína, es un ingrediente muy valorado por sus cualidades antiinflamatorias y descongestionantes.

Ingredientes: 1 cucharadita de yogur natural, 1 cucharadita de café molido y unas cuantas gotas de jugo de limón recién exprimido.

Elaboración: Exprimimos el limón, reservando su jugo. Luego, en un recipiente, mezclamos todos los ingredientes en las cantidades indicadas, y reservamos en la nevera durante varias horas.

Cómo aplicarlo: Aplícate debajo de los ojos, con cuidado de que no entre nada en ellos (ya que el jugo de limón es bastante irritante), y deja actuar durante 15 minutos, antes de enjuagar muy bien.

No olvides que, después de aplicar estos remedios caseros para cuidar el contorno de ojos, es fundamental seguir una rutina específica y adecuada.