¿Sabías que las ojeras no solo tienen relación con el cansancio, la falta de sueño y la fatiga? También existen algunos factores que pueden influir en ellas. Si deseas reducirlas y disminuirlas, no te pierdas mis trucos para quitar las ojeras.

Las ojeras se deben principalmente a la mala circulación tanto de la sangre como del tejido linfático. Responsable del drenaje de los tejidos, la linfa puede ser menos capaz de eliminar los distintos pigmentos y toxinas presentes debajo de la piel.

Aunque es cierto que esto último puede ocurrir en todo el cuerpo, la piel del área del contorno de los ojos es entre 3 a 4 veces más fina que en el resto del rostro, lo que explica por qué las ojeras y las líneas finas tienden a ser más visibles en esta área.

Es decir, los tejidos linfáticos se estancan e impiden el correcto drenaje de los tejidos sanguíneos, lo que da como resultado la aparición de círculos oscuros bajo los ojos. Dependiendo de la persona, las ojeras pueden ser azuladas, marrones y grises.

En función de la tonalidad o coloración, es posible que sus causas sean diferentes. Por ejemplo, cuando las ojeras son de color marrón, esto significa que hay una serie de pigmentos que se encuentran agupados entre sí. Mientras que las ojeras azuladas tienen que ver con la presencia de una vascularización visible.

En realidad existen varias causas de las ojeras, aunque la más común tiene que ver con la desregulación linfática; es decir, una ralentización de la microcirculación natural de nuestro cuerpo.

Debemos tener en cuenta que, a lo largo de la noche, mientras dormimos, no tendemos a parpadear, por lo que los desechos se acumulan si nuestro sistema linfático no hace su trabajo de forma correcta.

Muy a menudo, los trastos linfáticos ocurren cuando seguimos una dieta poco saludable, con cierta tendencia a la acidez. A su vez, determinados hábitos malsanos pueden igualmente influir, como por ejemplo es el caso del tabaco o el alcohol (de hecho, lo más común es que acentúen su aparición).

A su vez, la acumulación tanto del estrés como de la fatiga acaban igualmente teniendo un impacto real en las ojeras. Aunque también pueden tener que ver por factores hereditarios.

La hinchazón, otro problema muy común, que habitualmente cursa conjuntamente con las ojeras, es el resultado de una acumulación de agua y grasa debajo de los ojos. En este caso, un mal estilo de vida también puede influir, ya que incide en la retención de agua.

Nuevamente, si no funcionan de forma correcta, los vasos linfáticos también pueden ser la fuente del problema.

Pero, ¿qué podemos hacer realmente a la hora de quitar y reducir las ojeras? A continuación te propongo mis trucos para conseguirlo.

No te pierdas: TOP 5 Contornos de ojos antiojeras

La importancia de usar una crema de contorno de ojos

Para conseguir un rostro luminoso y una mirada radiante, las ojeras tienden a convertirse en el enemigo número uno. Como hemos visto, dado que la piel del contorno es muy frágil, las ojeras, las bolsas y las arrugas aparecen más rápidamente en esta zona tan sensible y delicada.

Para recuperar el aspecto, no hay nada mejor que aplicarnos una crema correctora a diario, lo que supone el uso regular de una crema de contorno de ojos, que contiene una fórmula basada en ingredientes activos específicos para esta área.

Aunque la elección de una opción u otra dependerá de las necesidades que deseemos cubrir. Si deseamos conseguir un resultado visible, escoger un tratamiento compuesto por activos redensificantes que ayuden a estimular la microcirculación es la mejor opción.

Mientras que las cremas con vitamina C están especialmente aconsejados para reforzar el sistema inmunitario y acelerar la renovación celular. Así, al estimular la producción de nuevo colágeno, la piel recupera su elasticidad y el contorno de los ojos se vuelve más firme y terso.

También debemos optar por cremas correctoras con poderosos antioxidantes, que purifican la piel mientras ayudan a aclarar las ojeras. Y si deseamos aportar luminosidad, lo mejor es optar por una crema compuesta por pigmentos reflectantes.

Aplicarla es muy sencilla, ya que basta con empezar a ponerla en el hueco ubicado debajo del ojo, dirigiéndola hacia la parte ósea. No es necesario ponerla a ras de las pestañas infecciones. Además, tampoco es imprescindible aplicar una capa gruesa, puesto que con una pequeña cantidad (del tamaño de un grano de arroz) será más que suficiente.

Luego de aplicarla, es conveniente masajear con los dedos para estimular la circulación sanguínea y descongestionar el área.

Trucos contra las ojeras

Maquillaje antiojeras: ideal para mujeres

A la hora de camuflar las ojeras, el maquillaje también puede ser muy útil, especialmente cuando se aplica previamente un maquillaje corrector de color como base. Esto significa que, para neutralizar el color de la ojera, el del corrector debe ser complementario.

Por ejemplo, si la piel es violácea, utilizar amarillo para contrarrestar; si el área es azulada, necesitamos naranja; y si es ligeramente sombreada, aplicar corrector en el mismo tono que la piel.

¿Y cómo debería ser el gesto correcto? Aplicar el material con la ayuda de un pincel en una capa ligera. Es mucho mejor añadir más que poner demasiado en el primer intento, porque luego será más complicado de eliminar. Y lo mismo ocurrirá con el corrector.

Descubre: La forma más eficaz de aplicar un contorno de ojos

Pepino para la hidratación

Compuesto por un 95% de agua, el pepino es una excelente fuente natural de hidratación para los ojos. El cobre presente en este vegetal favorece la formación de colágeno, una ventaja para la piel del contorno de los ojos, que es muy frágil y sensible.

Al igual que con el higo, es conveniente usar un pepino frío para maximizar su efecto sobre los ojos hinchados. Basta con colocar rodajas en los ojos durante unos minutos.

Higo: beneficios tónicos

Aunque no lo creas, el higo es muy rico en fibra dietética, potasio, calcio, hierro y antioxidantes, pero también puede ser tremendamente útil contra las ojeras.

Para ello, basta con aplicar medio higo previamente colocado en la nevera sobre cada uno de los párpados, dejando actuar entre 4 a 5 minutos.

Limón: útil para despigmentar las ojeras

El limón es una fruta muy rica en antioxidantes, esenciales en la prevención de los efectos negativos de los radicales libres, que suelen influir en la aparición del envejecimiento prematuro.

A la hora de luchar contra las ojeras muy pigmentadas, es una buena idea usar jugo de limón. Basta con partir un limón por la mitad, exprimirlo para obtener todo su jugo, y remojar dos bolitas de algodón.

Luego, procedemos a colocarlos debajo de los ojos durante alrededor de 10 minutos. Es conveniente repetir el proceso todas las noches con la finalidad de obtener buenos resultados.

Si deseas una solución hidratante y blanqueadora, puedes combinar jugo de limón con un poco de aceite de oliva.

Miel

La miel es muy reconocida por sus distintas virtudes terapéuticas. Por ejemplo, es antimicrobiano y cicatrizante natural, por lo que se puede usar sobre la piel con la finalidad de curar pequeñas heridas.

Pero ¿sabías que también ayuda a activar la microcirculación sanguínea, siendo eficaz contra las ojeras? A la hora de obtener un corrector natural, simplemente debes mezclar 1 cucharada de miel de acacia con 100 ml de agua tibia.

Luego, empapamos dos discos de algodón en esta mezcla, y los dejamos debajo de los ojos durante 10 minutos. Para finalizar, enjuagamos con agua limpia.

Lee además: Remedios caseros para cuidar el contorno de ojos

Café molido

Otro de los remedios caseros a la hora de reducir las ojeras es el café molido. Y es que los posos de café que habitualmente tiramos a la basura diariamente tienen virtudes de belleza insospechadas.

Por ejemplo, pueden ayudar a disminuir las ojeras, a la vez que iluminamos nuestra mirada haciéndola menos cansada, gracias a su efecto tensor.

Pero, ¿cómo preparar este remedio? Para preparar la receta casera, necesitamos mezclar en un tazón 1 cucharada de yogur con 1 cucharada de café molido recién hecho, y llevar la preparación a una heladera durante 1 hora.

Seguidamente, aplicar este cuidado en las ojeras, dejando actuar durante 10 minutos. Luego, debemos enjuagar con suavidad con la ayuda de un algodón. Si lo deseas, este tratamiento corrector puedes hacerlo una vez por semana.

Como vemos, existen una amplia variedad de remedios y trucos útiles para reducir las ojeras. Pero el más importante pasa por el seguimiento de una rutina adecuada de cuidado de la piel, lo que implica la inclusión de un contorno de ojos antiojeras y antiedad, que ayude a reducir las ojeras y las arrugas.

Si te ha gustado nuestra guía sobre mis trucos para quitar las ojeras, no olvides que el uso de una crema de contorno adecuada para tu tipo de piel se convierte en lo más importante.