¿Quieres saber cuáles son las principales diferencias entre las estrías rojas y las blancas? Aquí te contamos cuál es cuál y cómo puedes eliminarlas y escoger el mejor tratamiento en función de su color.

Las estrías son uno de los principales problemas cutáneos al que la piel se enfrenta cuando se produce un aumento excesivo del volumen corporal.

Aunque la prevención es la mejor solución para combatirlas, no siempre es suficiente.

Una vez que aparecen, hay que centrarse en que el problema no vaya a más ya que dependiendo del color, las marcas son más o menos difíciles de eliminar y requerirán distintos tratamientos.

A continuación, te contamos todo lo que necesitas saber sobre las estrías rojas y blancas, cómo distinguirlas y cuáles son los tratamientos más eficaces para reducirlas o eliminarlas por completo.

tipos estrias

¿Qué son las estrías?

Son unas líneas irregulares y paralelas que se forman en algunas zonas del cuerpo como el vientre, los glúteos, las caderas, los senos o los muslos.

Su aspecto es muy similar al de una cicatriz y no vamos mal encaminado porque eso es lo que son más o menos.

Las estrías aparecen principalmente cuando se produce una rotura de las fibras de tejido que forman la piel debido a una distensión.

Aunque, eso sí, no es la única causa. Aquí te contamos más.

¿Por qué aparecen?

La causa más conocida es la rotura de las fibras. Cuando se produce un estiramiento excesivo y la piel no está preparada, el tejido se rompen y aparecen unas franjas de color rojizo a morado.

Pero esta no es la única. También hay un factor genético en su aparición, es decir, si en tu familia hay casos cercanos que tienen estrías, lo más probable es que tú también acabes sufriéndolas.

Además, las hormonas también tienen un papel muy importante en su aparición y de ahí que aparezcan en etapas como la pubertad, el embarazo, la menopausia o por tomar anticonceptivos.

Durante el embarazo, por ejemplo, aparte de producir un aumento brusco de peso y volumen, también aumenta la producción de estrógenos y progesterona para que el embarazo se desarrolle correctamente.

Estas hormonas provocan una retención de líquidos que propicia un aumento de peso muy rápido que hace que se formen estas franjas.

Además, en la gestación, el cuerpo se prepara para la lactancia y es muy común que los senos se hinchen debido a la formación de la leche materna para alimentar al bebé cuando se produzca su nacimiento.

También pueden aparecer si existe alguna alteración en la formación y la síntesis de colágeno o debido a algunas patologías anteriores como la enfermedad de Cushing o el Síndrome Nefrítico, entre otras.

Estrías rojas y estrías blancas: ¿Cuál es cuál?

Existen dos tipos principalmente: las de color rojo a morado y las blancas a grisáceas.

Según su tonalidad, será más fácil o, por el contrario, más difícil librarse de ellas. Aquí tienes las diferencias:

Rojas a moradas

estrias rojas

Son las más nuevas y, por lo tanto, es más sencillo reducirlas y eliminarlas. El color rojizo indica que la rotura de tejido es reciente y aún hay riego sanguíneo.

En este caso, acabar con el problema es más fácil y con el uso de cremas y otros tratamientos estéticos poco invasivos será suficiente para quitarlas.

Blancas a grisáceas

Con el paso del tiempo, las rojas se vuelven blancas a grisáceas. Esto se debe a que la sangre ya no irriga la zona y el tejido comienza a cicatrizar.

Llegados a este punto, eliminarlas no te resultará sencillo, pero tranquila, porque también hay una solución para eliminar las marcas más antiguas.

¿Cómo eliminarlas?

Eliminar estas marcas no resulta fácil, pero la buena noticia es que tampoco es imposible.

Existen algunos tratamientos y remedios que te ayudarán a decir adiós a estas marcas, sea cual sea su color.

Cremas antiestrías

Las cremas son excelentes aliadas para combatir la aparición de las estrías y, una vez que se han formado, también ayudan a atenuar el aspecto de las marcas rojas e incluso de las blancas.

Estos tratamientos dermocosméticos están enriquecidos con ingredientes como centella asiática, sangre de dragón, vitaminas A, C y E, aceite de rosa mosqueta, glicerina o caléndula.

Mejoran la cicatrización, estimulan la producción de colágeno y elastina y regeneran los tejidos dañados.

Además, aportan hidratación, elasticidad y flexibilidad para que la piel esté preparada para afrontar los cambios que se produzcan.

Aunque pueden reducir el aspecto de las blancas, si quieres eliminarlas, es mejor que recurras a otro tratamiento.

Láser

El láser fraccionado CO2 está especialmente indicado para combatir las estrías blancas a grisáceas.

Utiliza calor aplicándolo sobre la zona afectada para estimular la producción de colágeno y la regeneración celular.

Para conseguir mejores resultados, los expertos recomiendan combinar esta técnica con el uso de retinoides tópicos, derivados de la vitamina A.

Radiofrecuencia

radiofrecuencia

Es un tratamiento no invasivo e indoloro que combina radiofrecuencia monopolar y bipolar que consiguen penetrar hasta las capas más profundas.

Esta técnica médico estética estimula la formación de colágeno y elastina, dos sustancias fundamentales para mejorar la elasticidad y la firmeza.

También mejora la circulación sanguínea, así la sangre llega a las zonas dañadas y oxigena los tejidos.

Presoterapia

Es otra técnica no invasiva que no sólo ayuda a eliminar las estrías, sino también otros problemas como la celulitis.

Consiste en aplicar aire al cuerpo. ¿Cómo? Pues, muy sencillo. Se coloca un traje que contiene cámaras de aire que distribuyen la presión por las zonas a tratar.

Son muchos sus beneficios. Elimina las marcas, mejora la circulación de la sangre, favorece el drenaje linfático y la eliminación de líquidos y oxigena la piel.

Carboxiterapia

Es algo más invasiva que el resto, pero da excelentes resultados. Consiste en introducir CO2 por vía cutánea para dilatar los vasos sanguíneos y la oxigenación de los tejidos cicatrizados y estimular la microcirculación.

Es muy eficaz para combatir las blancas.

Mesoterapia

Es otra técnica mínimamente invasiva que consiste en infiltrar mediante microinyecciones sustancias que ayudan a regenerar la piel afectada. Es muy eficaz para tratar las rojas y las blancas.

Remedios caseros

Aunque no son tan eficaces como el resto de tratamientos, también son de gran ayuda.

De hecho, algunos remedios como el zumo de limón, la patata, el aceite de almendras dulces o el de rosa mosqueta y el aloe vera han ido pasando de generación en generación y aún se siguen utilizando.

Esperamos que este post te haya servido para conocer más sobre las estrías rojas y las estrías blancas, cuál es cuál y cómo combatirlas eficazmente.