La eliminación del maquillaje de los ojos se convierte en una parte integral del proceso de limpieza y reparación natural de la piel. Pero, ¿cómo hacerlo correctamente? No te pierdas cómo desmaquillarse los ojos: el método infalible. Te lo descubrimos.

Aunque el maquillaje de ojos es bonito, y en ocasiones quieras no desmaquillarse y mantenerlo durante tres días, en realidad dejarlo puesto es muy malo para las pequeñas glándulas que encontramos ubicadas entre las pestañas.

Principalmente porque son un elemento esencial para que los ojos puedan ser limpiados todo el tiempo. De hecho, encontramos pequeñas glándulas lagrimales que encontramos entre cada pestaña.

Estas son las glándulas lagrimales accesorias. Y existe una enorme cantidad de glándulas lagrimales ubicadas en la parte superior, que pueden secretar más lágrimas a la vez.

De forma que, si mantienes el maquillaje de ojos por mucho tiempo, o no lo retiras adecuadamente, podría bloquear las aberturas de estas glándulas, causando sequedad ocular. Y, poco a poco, el producto en cuestión se puede quedar pegado entre las pestañas, lo que costará retirarlo.

Esto podría promover la aparición de infecciones oculares, debido principalmente a la presencia en el área de diferentes microorganismos que pueden llegar a alimentarse de los residuos de pigmentos que se quedan impregnados en la piel.

Y no debemos olvidarnos de algo fundamental: nos encontramos ante una zona ultra delicada, debido fundamentalmente a que la piel es realmente fina y sensible, motivo por el cual debe ser siempre tratada con suma delicadeza.

De hecho, la acumulación de los pigmentos del maquillaje, si no se eliminan completamente al final del día, pueden favorecer la acumulación de toxinas, y se desarrollarán microorganismos cerca de los párpados que provocarán la caída de las pestañas.

No solo eso. El desmaquillado de ojos, mal realizado, también podría, a la larga, provocar el envejecimiento prematuro del área del contorno de los ojos. Pero, ¿cómo hacerlo correctamente?

Descubre: TOP 5 Desmaquillantes de ojos

¿Cómo escoger bien tu desmaquillador de ojos?

Para comenzar, debes saber que siempre es preferible optar por desmaquilladores acuosos, como podría ser el caso de las lociones (o incluso del agua micelar, sobre la que te hablaremos próximamente), a las leches limpiadoras y aceites vegetales.

De hecho, aunque muchos expertos en belleza pueden recomendar el uso de aceites vegetales como opción para retirar el maquillaje de ojos más rebelde, hay un problema. Y es que, al tener esa consistencia tan particular, es posible correr el riesgo de que se quede impregnado en el área de las pestañas, aumentando el riesgo de irritación e infección con el paso del tiempo.

No en vano, tanto los aceites vegetales como las leches limpiadoras contienen sustancias gracias que pueden acabar dejando una película grasosa en la zona, bastante incómoda.

Eso sí, debes escoger un desmaquillador de ojos de acuerdo al maquillaje que hayas utilizado. Si utilizas un maquillaje clásico, no resistente al agua, puedes optar por agua micelar o por desmaquilladores igualmente “clásicos”.

Los desmaquilladores a prueba de agua podrían ofrecer el mismo resultado, pero podrían ser más agresivos, ya que contienen elementos y sustancias capaces de disolver y despegar el maquillaje tipo waterproof (es decir, el tipo de maquillaje resistente al agua).

Y en caso de que hayas usado maquillaje a prueba de agua, es evidente que lo más recomendable es optar por un desmaquillador de este tipo. Pero es necesario tener especial cuidado con no usar demasiado estos desmaquillantes especiales, dado que contienen tensioactivos que pueden modificar el contorno de los ojos.

Cómo debes desmaquillarse los ojos correctamente

Un buen desmaquillado debe ser eficaz, a la vez que delicado. No en vano, es importantísimo quitarse todo lo que maquilla los ojos, desde el rímel a la sombra de ojos, pasando por el lápiz. Siendo, eso sí, lo menos agresiva posible.

No en vano, un buen desmaquillador de ojos no sirve de nada si no lo utilizas de forma correcta. Por lo que, antes de embarcarte en el paso del desmaquillado, es esencial lavarte las manos. De esta manera evitarás cualquier transferencia de bacterias alrededor de los ojos.

En caso de que utilices lentes de contacto, es mejor retirarlas con cuidado antes de desmaquillarse, para no alterarlas ni estropearlas.

Si has escogido un desmaquillador de ojos líquido, debes saber que los algodones son imprescindibles. El producto en cuestión debe ser muy suave para no irritar los ojos y limitar las molestias en la piel.

Si estás usando un desmaquillador bifásico, no olvides agitar muy bien el bote previamente, lo que ayudará a que las dos fases (la acuosa y la aceitosa) se mezclen perfectamente, ya que esto es esencial para que puedan realizar su función.

Trucos para desmaquillarte los ojos

Luego, aplica el producto sobre el algodón, empapando bien, lo que evitará que tengas que frotar demasiado fuerte para desmaquillarte. Coloca el algodón sobre el ojo cerrado durante algunos segundos; esto ayudará a que el desmaquillante se deposite tanto sobre los párpados como sobre las pestañas.

Seguidamente, procede con mucha delicadeza. Para ello, debes deslizar el algodón desde el ángulo interno del ojo hacia el ángulo externo, y de arriba hacia abajo para quitar las sombras de ojos.

Hacerlo de esta manera será muy útil para estimular la microcirculación y prevenir la formación de bolsas bajo los ojos y ojeras.

No te pierdas: Desmaquillante de ojos casero: mis recetas favoritas

Para retirar la máscara, pasa con suavidad el algodón sobre las pestañas, desde la raíz hasta la punta. Y como señalan los expertos, es necesario repetir la aplicación del desmaquillante hasta que tus algodones estén perfectamente limpios.

Este último paso es esencial, ya que solo de esta forma te asegurarás de que no quede ningún resto de producto que pueda terminar causando estragos a corto plazo o en el futuro.

¿Y qué hacer en caso de restos de maquillaje? Simplemente podrás usar un bastoncillo de algodón empapado en el producto, y pasarlo con suavidad sobre la piel.

Cómo desmaquillarse sin algodón

En caso de que hayas escogido un aceite vegetal (como el aceite de almendras dulces o el aceite de coco), cualquier bálsamo o alguna manteca limpiadora, lo preferible es evitar los algodones y centrarte únicamente en los dedos. Se trata, además, de un método bastante sencillo y relajante.

Antes de tomar una pequeña cantidad de desmaquillador, recuerda que es de vital importancia lavarte muy bien las manos.

Seguidamente, calienta el producto entre tus dedos y, luego, aplícalo directamente a tus ojos. Masajea con delicadeza con la finalidad de disolver el maquillaje, deslizando las pestañas entre los dedos con la finalidad de eliminar cualquier resto de máscara.

Eso sí, en caso de que el desmaquillador lo permita, emulsiona un poco añadiendo un poco de agua y, luego, enjuaga bien, preferiblemente con un poco de agua tibia.

Aunque es necesario tener en cuenta algo importante. Si se trata de un producto cien por cien vegetal, es posible que el agua no sea suficiente para eliminarlo. Por lo que, después de aplicarte tu limpiador habitual, puedes proceder con una toallita reutilizable.

Descubre también: Cómo desmaquillar las pestañas sin romperlas

¿El agua micelar es útil para desmaquillar los ojos?

Efectivamente, el agua micelar también se puede usar para desmaquillar el rostro y los ojos. Debe su nombre a las micelas que contiene, que son moléculas de aceite de pequeño tamaño, capaces de atrapar las impurezas en su interior para eliminarlas.

Concretamente, pueden atrapar las sustancias grasas, el maquillaje y otros polvos y cosméticos que se hayan podido aplicar sobre el rostro durante el día. Y usarlo es muy fácil.

Solo debes comenzar empapando una almohadilla o disco de algodón con tu agua micelar favorita (a mi me encanta el agua micelar de Nezeni Cosmetics, porque también funciona como tónico facial).

Luego, sostén el disco de algodón sobre el ojo cerrado durante algunos segundos, antes de limpiar para retirar el maquillaje de los ojos.

La ventaja que ofrece el agua micelar es que, en la mayoría de las ocasiones, no es necesario enjuague y aclarado. Aunque todo dependerá del tipo de maquillaje que hayas usado. Por ejemplo, es posible que en caso de maquillaje resistente al agua, sea mejor repetir el proceso varias veces.

En cualquier caso, recuerda que, cuando se trata del cuidado de los ojos, es preferible optar por agua micelar sin alcohol, formulada con ingredientes naturales. Y es que, después de descubrir cómo desmaquillarte los ojos: el método infalible, ¿qué mejor que buscar solo opciones respetuosas con esta área tan delicada del rostro?