Si alguna vez te has dejado el maquillaje en el rostro durante una noche, o te lo has quitado incorrectamente, es muy posible que ya conozcas las consecuencias. ¿Cuál es el método infalible para desmaquillar la cara correctamente? Te lo descubrimos.

Ya sabemos que seguir una rutina de cuidado de la piel siempre es fundamental, y es importante hacerlo porque la piel del rostro necesita de hidratación, nutrición y, sobre todo, protección.

Pero la limpieza se convierte posiblemente en uno de los pasos esenciales, ya que si no tendemos a limpiarnos la piel al comienzo del régimen de belleza, difícilmente podremos conseguir que el resto de la rutina merezca verdaderamente la pena.

¿Sabes por qué? Principalmente porque, si nuestra piel no se encuentra todo lo limpia que debería estar (libre de impurezas, células muertas, polución, polvo y exceso de sebo), es muy probable que los diferentes principios activos que aportamos con los productos que forman parte de la rutina no puedan penetrar tan fácil y profundamente como en realidad nos gustaría.

Pero, ¿qué ocurre con el desmaquillado? Es más que evidente que es considerado como el paso más imprescindible de cualquier rutina de belleza femenina, incluso mucho más que la limpieza, motivo por el cual debe situarse siempre en primer lugar.

De hecho, ya conocemos algunos de los riesgos que puede suponer el hecho de dejarse el maquillaje durante largas horas a lo largo de la noche, o no retirarlo adecuadamente (especialmente cuando esta se convierte en una práctica habitual, sobre todo por prisas).

Es más, no desmaquillarse o hacerlo mal puede acabar teniendo terribles consecuencias para la piel. En un principio, la epidermis no puede oxigenarse debidamente, lo que aumenta las posibilidades de que tenga una pérdida de vitalidad, luminosidad y la piel se muestre más apagada y cansada.

También aumenta el riesgo de aparición de irritaciones, debido a que los residuos de los pigmentos permanecen durante muchísimo tiempo en la piel. Y, por último, se incrementa también el riesgo de imperfecciones, en especial brotes de acné.

En el caso del maquillaje de ojos el problema puede ser aún peor, dado que el riesgo de irritación o infecciones oculares se incrementa notablemente, pudiendo surgir conjuntivitis o problemas aún mayores.

Descubre: TOP 5 Desmaquillantes eficaces

Cómo debes desmaquillar tu rostro correctamente: el método más infalible

Como hemos visto, el primer paso en la mayoría de los tratamientos de belleza pasa por limpiar y desmaquillar el rostro.

Es conveniente comenzar colocándote una diadema en el pelo, lo que te ayudará a la hora de proteger tu cabello y permitirá conseguir un desmaquillado hasta la raíz.

Luego, empieza desmaquillando los ojos y los labios. De hecho, es el paso imprescindible antes de empezar con el resto del rostro. Para ello, usa una loción o emulsión utilizando 2 discos de algodón diferentes.

¿Qué producto usar? Lo cierto es que es mejor usar un producto adecuado a tu tipo de piel. El agua micelar, por ejemplo, es una opción muy completa y efectiva que, además, no necesita de ningún tipo de aclarado.

Si la prefieres, te recomiendo el agua micelar de Nezeni Cosmetics, que, además, funciona como tónico, de manera que puedes saltarte este paso y, con ello, ahorrarte incluso bastante dinero. Y, mejor aún, es un producto elaborado con ingredientes totalmente naturales, y bajo en conservantes.

Luego desmaquilla tu rostro nuevamente con el agua micelar, leche limpiadora, gel, crema o aceite vegetal.

Pero, ¿cómo conseguir un desmaquillado perfecto? Debes extender el producto en la palma de la mano y, seguidamente, aplicarlo en la cara, siempre con movimientos circulares y presionando.

Es más, es preferible dejar el producto actuando durante algunos segundos, lo que ayuda a disolver los pigmentos del maquillaje. Luego, limpia la piel con un nuevo disco de algodón. Extiende con cuidado el producto por rostro y cuello, siempre desde el centro hacia afuera.

Seca inmediatamente con la ayuda de otro disco de algodón, tantos como sea necesario (hasta que salga completamente limpio), presionando con suavidad con la ayuda de las yemas de los dedos. De hecho, no dudes en repetir la operación hasta que el algodón quede limpio.

Esto es esencial, ya que solo de esta manera te asegurarás de haber retirado completamente el maquillaje, no quedando ningún tipo de resto o pigmento que podría terminar causando problemas.

Y empapa otros 2 discos más de algodón con un tónico facial si lo utilizas. Eso sí, en caso de que no hayas usado aún el agua micelar, puedes reforzar la limpieza usándolo luego. Y, finalmente, continúa con tu rutina.

Conoce también: Aceite de coco: ¿es un buen desmaquillante para tu piel?

¿Qué hacer si utilizas aceite vegetal para desmaquillar tu rostro?

En este caso, simplemente debes aplicarte el aceite que hayas escogido (el aceite de coco o el aceite de almendras dulces son ideales), mediante suaves masajes circulares, dejando actuar durante algunos segundos.

El aceite también es capaz de disolver el pigmento del maquillaje, y puede ser útil incluso con las opciones resistentes al agua (tipo waterproof). Luego, retira con agua tibia o continúa con tu agua micelar favorita.

Consejos para desmaquillar el rostro

La importancia de seguir con el resto de la rutina

Una vez has terminado de desmaquillarse, y de limpiar tu rostro en general, es de vital importancia tratar de seguir con el resto de la rutina, lo que implica el uso de un tónico facial, un sérum, una crema hidratante y, si es necesario, una crema antiedad.

De hecho, cuando no se hidrata la piel después del desmaquillado puedes correr el riesgo de perder elasticidad, especialmente cuando, además, no se sigue una rutina completa de desmaquillaje. Así que, es mejor continuar con los siguientes pasos (en el orden propuesto):

  • Tónico facial: En caso de que no uses durante la limpieza una agua micelar con cualidades tónicas, puedes optar por incluirlo en la rutina. De hecho, ayuda a reforzar las cualidades limpiadoras del primer paso, y además tonificar la piel.
  • Sérum facial: Es una opción muy útil para proporcionar grandes cantidades de diferentes principios activos, ayudando incluso a preparar la piel para el resto de la rutina.
  • Crema hidratante: Es esencial. Y es que, sin la hidratación, nuestra piel difícilmente podría verse en buen estado.

¿Cuáles son los beneficios de desmaquillarse correctamente?

Siempre es muy útil preguntarse para qué sirve desmaquillarse, qué efectos puede tener en tu piel y, sobre todo, cómo es posible hacerlo correctamente. A continuación te descubrimos algunos de sus beneficios más importantes:

La piel limpia envejece menos rápido

Esto no es nada nuevo. La piel hidratada dura mejor con el tiempo, principalmente porque puede oxigenarse mejor. Y, en segundo lugar, porque la piel limpia e hidratada ayuda a reforzar su importante función de “barrera”.

Evita y reduce imperfecciones

El desmaquillado en profundidad permite que la piel respire; que se oxigene mejor. Gracias a ello, la piel de muestra más clara, libre de imperfecciones.

No solo eso, evita lo que muchos denominan como “efecto Panda” por la mañana o después de la noche. Y, lo que es aún más importante si cabe, previene la formación de brotes de acné y otros problemas asociados.

Y es que desmaquillarse ayuda a que la piel sea menos propensa a las microinflamaciones. No en vano, las sustancias grasas y los contaminantes generan oxidación e inflamación, y alteran la eficacia de la función de barrera natural de la piel.

Así, la piel se deshidrata más rápidamente, volviéndose cada vez más sensible y más vulnerable a las diferentes agresiones externas.

Lee además: Las diferencias entre limpiar y desmaquillar

Deja la piel suave

Además de hidratada, desmaquillarla permite que la piel quede muy suave. Y esto, no hay duda, se convierte en algo muy agradable.

Además, si escoges desmaquillantes de calidad, naturales y aptos para tu tipo de piel (como aceites, agua micelar, leches limpiadoras o jabones), podrás asegurarte un cutis bonito al día siguiente.

Problemas a largo plazo

A largo plazo, no limpiar la piel correctamente, ni desmaquillarla, puede tener consecuencias catastróficas en el proceso de envejecimiento. Y es que, de no hacerlo, las arrugas (especialmente en los ojos y en la frente) pueden aparecer de forma más prematura.

Es más, eliminar el maquillaje incorrectamente no permite disfrutar de una piel suave, sin imperfecciones, y con una tez bastante más agradable y uniforme.

Evita ensuciar las sábanas y las fundas de las almohadas

¿Qué podría ser peor que ensuciar tus fundas de almohada o las sábanas con cosméticos y maquillaje? Especialmente cuando son blancos, esto puede acabar convirtiéndose en una auténtica pesadilla.

Por suerte, al quitar el maquillaje, puedes evitar el mayor daño posible en este sentido. Por lo que, después de descubrir el método infalible para desmaquillar la cara correctamente, no olvides escoger siempre aquellos productos adecuados para tu tipo de piel.