Sequedad de la piel, rasgos más marcados, erupción de granos y tez apagada. Estas son algunas de las consecuencias de no desmaquillarse correctamente por la noche, o durante el día. Por suerte, también es posible hacer un desmaquillante de ojos casero: mis recetas favoritas. No te las pierdas.

Una noche que termina tarde, un día agotador en el lugar de trabajo, estar cansada… Son muchas las excusas que se pueden ofrecer para saltarse el paso del desmaquillado. Sin embargo, en realidad si hay un gesto imprescindible en cualquier rutina de belleza, este es, posiblemente, uno de los más importantes.

Y es que una limpieza adecuada de la piel, con los productos adecuados y recomendados para ello, asegura disfrutar de una piel no solo mucho más bella y limpia, también completamente joven y, lo que es más importante, saludable. De ahí que el desmaquillado se deba convertir en la regla de oro.

¿Sabes cuáles son las consecuencias a largo plazo de desmaquillarse incorrectamente? Aunque puedes pensar que olvidar o incluso omitir de forma deliberada el desmaquillado una noche puede no suponer gran cosa, en realidad es posible ver rápidamente un pequeño brote de acné.

No solo eso, si el desmaquillado se convierte en un mal hábito, debemos tener en cuenta que, durante el sueño, la piel tiende a absorber todos los residuos. Esto se traduce en que la renovación de las diferentes células cutáneas se ralentiza, y la piel se encuentra en un estado casi constante de estrés oxidativo.

Debemos tener en cuenta que la piel estresada tiende a ser más reactiva, lo que puede originar la aparición de espinillas, enrojecimiento facial, poros dilatados y tez apagada. Además, es común que pueda envejecer mucho más rápido, con la formación de piel seca, rasgos marcados, líneas de expresión y arrugas.

Como vemos, no limpiarse la piel adecuadamente, y retirarse el maquillaje y los cosméticos de manera completa, puede provocar daños a largo plazo. Y lo que es aún peor: no retirarse el maquillaje de los ojos correctamente puede aumentar el riesgo de irritación e infección ocular, algo aún más peligroso si cabe.

De ahí que sea de vital importancia desmaquillarse el rostro y los ojos adecuadamente cada día. ¿Y sabías que, además de usar limpiadores y desmaquilladores faciales profesionales, también puedes hacer tus recetas caseras en casa?

Aunque es una opción ideal, sumamente sencilla y práctica, es necesario que tengas en cuenta un aspecto importante: un desmaquillante de ojos casero nunca será tan efectivo como un desmaquillante de ojos profesional.

A pesar de ello, siempre es perfectamente posible buscar recetas caseras útiles y aprender a elaborar el nuestro en casa. Si quieres apresurarte para ello, no te pierdas a continuación las siguientes recetas que te proponemos.

Descubre: TOP 5 Desmaquillantes de ojos

Cómo hacer un desmaquillante ideal para ojos sensibles

En esta ocasión nos encontramos, en primer lugar, con una agua floral muy suave, que combinamos con un aceite vegetal específico, ideal para ojos sensibles y delicados.

Ingredientes:

  • 60 ml de aceite de almendras dulces
  • 40 ml de agua de rosas

Elaboración:

En una pequeña botella de vidrio limpia, vierte el aceite de rosas y el agua de rosas. Seguidamente, cierra el envase y agita muy bien hasta conseguir que los dos ingredientes se combinen bien. Si lo deseas, puedes usar un embudo para facilitarte el trabajo.

A la hora de usarlo, tan solo se recomienda agitar bien antes de cada uso, lo que ayudará a la hora de homogeneizar el producto y disfrutar de todas sus cualidades desmaquillantes.

De hecho, basta con agitarlo bien y usarlo como cualquier otro desmaquillador clásico. Además, lo mejor de todo es que no solo es útil para los ojos, también para el rostro e incluso para los labios.

Cómo hacer un desmaquillante de ojos floral

Si te gustó la receta anterior, pero prefieres ir un poco más allá, no te pierdas la siguiente receta en la que también optamos por usar agua de flores y un aceite vegetal. Es una opción ideal para disfrutar de sus diferentes beneficios limpiadores y desmaquillantes, de forma suave y delicada.

Ingredientes:

  • 40 ml de agua de manzanilla
  • 60 ml de aceite de oliva

Elaboración:

Comenzamos vertiendo el aceite de oliva y el agua de manzanilla, con la ayuda de un embudo, en el interior de una botella de vidrio limpia. Ciérrala y agítala bien para mezclar ambos ingredientes de forma completa.

Luego, al momento de cada uso, solo tendrás que agitar bien la botella, usando el producto sobre un disco o bolita de algodón suave.

Cómo hacer un desmaquillante de ojos casero

Desmaquillador de ojos bifásico casero

Ingredientes:

  • 30 g de jugo de áloe vera
  • 10 g de aceite de jojoba
  • 20 g de aceite de semilla de uva

Elaboración:

Comenzamos midiendo el jugo de áloe vera y tanto el aceite de jojoba como el aceite de semilla de uva. Calentamos en una cacerola el jugo de áloe vera junto con lo dos aceites vegetales al baño maría.

Vertemos ahora, con la ayuda de un embudo, esta mezcla en una botella de vidrio limpia con bomba, la cerramos, y procedemos a agitarla suavemente con la finalidad de conseguir que todos los ingredientes se combinen bien.

Esta fabulosa mezcla se puede almacenar entre 1 a 3 meses, protegiendo el envase de la luz y el calor. Nuevamente, antes de cada uso se debe agitar muy bien.

Conoce también: Cómo desmaquillarte los ojos: el método infalible

Desmaquillador de ojos casero con manteca de karité

En esta ocasión nos vamos a hacer eco de una receta algo diferente, ya que añadimos manteca de karité como ingrediente estrella, el cual se caracteriza por ser naturalmente calmante.

Además, gracias a sus propiedades emolientes, es capaz incluso de eliminar hasta el maquillaje más rebelde, mientras que su contenido en ácidos grasos proporciona beneficios antienvejecimiento.

Ingredientes:

  • 12 cucharadas de manteca de karité
  • 8 cucharadas de aceite de almendras dulces
  • 2 cucharadas de hidrosol de manzanilla

Elaboración:

Añadimos la manteca de karité y aceite de almendras dulces en un recipiente. Luego, combinamos la manteca de karité y el aceite de almendras dulces con la ayuda de un batidor, hasta que adquiera una consistencia lo más suave posible.

Seguidamente, añadimos las 2 cucharadas de hidrosol de manzanilla, y mezclamos con la ayuda de la batidora de mano hasta que quede bien suave y uniforme. Lo ideal es conseguir una crema suave, similar a una loción.

Finalmente, vierte la crema en recipientes de vidrio. Pasadas unas horas se endurecerá.

Para usarlo, tan solo tendrás que aplicar la crema sobre un disco de algodón y, seguidamente, aplicar la crema sobre los párpados cerrados, limpiando y dando palmaditas suaves hasta que no quede ningún resto de maquillaje.

Te encantará: Cómo desmaquillar las pestañas sin romperlas

Cómo debes desmaquillarte los ojos correctamente

Una vez has descubierto tu receta favorita de desmaquillante de ojos casero, ¿qué mejor que descubrir cómo deberías utilizarlo? Lo cierto es que el uso correcto de un desmaquillaje de ojos, casero o no, es fundamental para poder limpiar muy bien el área y no dejarse ningún resto.

Ya que, como hemos visto, no hay nada peor para la salud de los ojos y del área del contorno en sí que retirarse mal el maquillaje y cualquier otro cosmético, puesto que el riesgo de irritación ocular o infección se incrementa notablemente, especialmente cuando tiendes a eliminar el maquillaje de forma incorrecta a largo plazo.

A la hora de usar el desmaquillante de ojos, y desmaquillarlos correctamente, es importantísimo realizar movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj, lo que ayudará, de manera muy positiva, a la hora de activar la circulación sanguínea y evitar, con ello, los ojos hinchados y la hinchazón que surge comúnmente debajo de los ojos.

Luego, una vez hecho esto, basta con eliminar todos los residuos de maquillaje limpiando el área y los ojos con la ayuda de una bolita de algodón, ligeramente empapada con nuestro desmaquillante casero.

Una vez se ha humedecido la bola de algodón, es necesario deslizarla suavemente desde la esquina interna del ojo hacia la esquina externa, y bajar debajo del ojo desde el exterior, para comprobar si el área se ha quedado bien limpia. En caso contrario, bastará con repetir el proceso por segunda vez.

En el caso del rímel, debes también tener en cuenta que es considerado como uno de los productos de maquillaje más difíciles y complicados de eliminar. A menudo es resistente al agua, se adhiere a las pestañas y puede provocar su pérdida prematura si no se retira correctamente.

En este sentido, bastará también con retirarse la máscara con un algodón nuevamente empapado en nuestro desmaquillante casero, evitando -eso sí- que el producto entre en contacto con los ojos.

Luego, será suficiente con retirar el producto haciendo un gesto que vaya de arriba a abajo de las pestañas. Pero si tu máscara es resistente al agua (tipo waterproof), lo mejor es optar por un desmaquillador casero a base de aceite.

¿Te ha gustado nuestra guía sobre desmaquillante de ojos casero: mis recetas favoritas? Si es así, no olvides seguir los ingredientes y los pasos para elaborar tu opción preferida.