Al igual que ocurre con las estrías, las canas y la celulitis, a las mujeres les encantaría evitar las primeras arrugas. De ahí que sea esencial seguir una rutina antiedad incluso desde que somos jóvenes. Pero, ¿qué opción elegir? No te pierdas nuestra guía sobre crema antiarrugas casera: mis favoritas.

Se sabe que las primeras arrugas pueden aparecer en el rostro a partir de los 25 años de edad, por lo que, como coinciden en señalar muchos dermatólogos, es mejor prevenir que curar, lo que significa que es esencial adoptar buenos hábitos para evitar que las marcas de la edad aparezcan muy rápido.

Cuidar la piel, y llevar un estilo de vida lo más saludable posible, puede ayudar a retrasar la aparición de las líneas de expresión y las primeras arrugas. Y, desde la adolescencia, esto requiere una buena hidratación cutánea, una protección solar eficaz y, en el caso de las mujeres, un desmaquillado diario cuidadoso.

Pero, ¿cuándo es imprescindible empezar con una rutina antiage? Es aconsejable empezar cuando sentimos la necesidad: sensación de flacidez y falta de tono cutáneo suelen ser algunos de los primeros signos que aparecen.

Generalmente, es alrededor de los 25 años de edad cuando aparecen los primeros signos de la edad. Esto significa que la piel reaccionará peor a la fatiga, al estrés y a la ansiedad. Y la pérdida de tono se puede manifestar por la pérdida de luminosidad, una tez apagada y, sobre todo, la aparición de líneas finas y arrugas, causadas principalmente por la deshidratación.

De hecho, pocas personas saben que es a partir de esta edad cuando la producción normal de de colágeno se ralentiza y disminuye poco a poco. El colágeno es una fibra imprescindible para la piel, ya que ayuda a mantener la tersura y la firmeza de la epidermis.

Pero, poco a poco, la ralentización de su producción puede incidir en la formación de las primeras líneas de expresión, que acaban haciéndose más profundas a medida que van pasando los años.

De ahí que la prevención anti-envejecimiento comienza con un cuidado regular de la piel, consistiendo en prestar atención a la textura y la homogeneidad de su pigmentación, en función de las necesidades de nuestra piel.

Y aunque de los 20 a los 30 años de edad, las células de la epidermis aún se regeneran por sí solas, es imprescindible adoptar una rutina antiage desde que llegamos a esta edad.

Pero, ¿sabías que también puedes hacer cremas antiarrugas en casa? Teniendo en cuenta que una receta casera nunca será tan efectiva como una opción profesional, siempre es posible escoger alguna receta a hacer en casa.

Si es así, no te pierdas algunas de las propuestas que te descubrimos a continuación.

No te pierdas: TOP 5 Cremas para pieles maduras

¿Qué ingredientes básicos usar para nuestra crema antiarrugas casera?

Aceite de coco

El aceite de coco virgen es una opción excelente tanto como alimento como producto cosmético. De hecho, su uso tópico es excelente para pieles mixtas, ya que ayuda a hidratar muy bien la piel, al penetrar profundamente en las distintas capas de la piel.

Eso sí, debemos tener algo de cuidado con él, puesto que al ser un ingrediente comedogénico (es decir, tapona los poros), puede no ser una opción adecuada para pieles grasas o con tendencia al acné, al incrementar el riesgo de formación de brotes y granos.

Cera de abejas

Suele ser otro ingrediente básico en muchas cremas, dado que permite desarrollar un producto cosmético con una textura mucho más suave y firme. Es más, combinada con el aceite de coco ayuda a que la crema acabe adquiriendo una densidad única, excelente.

Sobre sus beneficios, la cera de abejas ayuda a eliminar las impurezas y las manchas que encontramos en la epidermis.

Aceite de rosa mosqueta

Se trata de un ingrediente activo natural realmente potente, que, de hecho, se está volviendo cada vez más popular en los últimos años, gracias principalmente a sus cualidades antienvejecimiento.

No en vano, destaca por su alto contenido en vitaminas, ácidos grasos y antioxidantes, que permiten estimular la producción de colágeno, de manera que previene y reduce las líneas de expresión y las arrugas.

No solo eso, también combate la sequedad, la irritación cutánea, las manchas y los efectos nocivos de una exposición solar excesiva.

Vitamina E

Es uno de los ingredientes más conocidos por sus cualidades antioxidantes, reduciendo la acción negativa de los radicales libres, que pueden incidir en el envejecimiento prematuro de la piel, además de actuar como conservante en las recetas caseras.

Sus cualidades no acaban aquí, ya que también es capaz de rejuvenecer y regenerar la piel de forma totalmente natural.

Conoce también: Análisis: Tratamientos para las arrugas profundas que realmente funcionan

Cómo hacer una crema antiarrugas básica

Si no deseas complicarte mucho, y prefieres optar por una receta de crema antiarrugas básica partiendo de tu crema humectante favorita, y añadiendo algunos ingredientes con beneficios antiedad, no te pierdas la siguiente receta.

Ingredientes:

  • Una dosis de crema base orgánica (humectante)
  • Unas gotas de aceite de onagra
  • Una gota de aceite esencial de mirra

Elaboración:

El proceso de elaboración de esta receta es sumamente sencillo, ya que no debes elaborarla antes de tiempo. De hecho, solo debes combinar todos los ingredientes, mezclándolos en la palma de la mano para conseguir que se entremezclen bien, siempre antes de aplicarlo en rostro, cuello y escote.

Si lo deseas, puedes usar este tratamiento exprés tanto por la mañana como por la noche, en tu rutina de cuidado de la piel diaria.

Las mejores cremas antiarrugas caseras

Cómo hacer una crema antiedad completa

Ingredientes:

  • 20 ml de aceite de coco
  • 30 ml de cera de abejas
  • 5 ml de aceite de rosa mosqueta
  • 5 ml de vitamina E
  • 5 gotas de aceite esencial de rosa

Elaboración:

Es bastante probable que el aceite de coco se encuentre en estado sólido. Si es así, para usarlo en nuestra receta bastará con calentarlo un poco en el microondas, hasta que se vuelva líquido.

Una vez hecho esto, el proceso es aún más sencillo, ya que solo tienes que mezclar y combinar todos los ingredientes, en las cantidades indicadas, en un cuenco pequeño, y dejar que se enfríe un poco. Si lo deseas, puedes mantenerlo en el interior de un tarro pequeño en un lugar fresco, lo que ayudará a conservarlo por más tiempo.

Descubre además: Cómo eliminar las arrugas del entrecejo de forma fácil y rápida

Cómo hacer una crema facial antienvejecimiento con manteca de karité

Esta crema suave, y totalmente natural, es una opción apta para todo tipo de pieles, menos para la piel grasa y para quienes tienen cierta tendencia al acné. Por lo demás, es única para hidratar pieles sensibles.

Ingredientes:

  • 30 g de manteca de karité
  • 5 g de aceite de coco
  • 2 g de aceite de zanahoria
  • 1 cucharadita de fécula de maíz
  • 4 gotas de vitamina E

Elaboración:

Comenzamos el aceite de coco en estado sólido y la manteca de karité en un envase resistente al calor, y lo derretimos poco a poco al baño María. Luego, apagamos el fuego, colocamos la cacerola fuera del calor y agregamos la vitamina E. Se aconseja mezclar rápidamente.

Ahora simplemente dejamos que se enfríe. Seguidamente, introducimos en la nevera, dejando enfriar durante 12 minutos. Pasado el tiempo, con la ayuda de una batidora eléctrica, procedemos a batir la mezcla durante 5-6 minutos, hasta que obtenga una consistencia de algo espesa.

Seguidamente, cuando haya adquirido la textura ideal, añadimos la fécula de maíz y el aceite de zanahoria, y volvemos a batir nuevamente.

Para terminar, transferimos la crema a un frasco de vidrio limpio que puedas cerrar herméticamente.

Receta de crema antiarrugas con aceite de pepitas de uva

Mientras que, como hemos visto, el aceite de coco hidrata la piel en profundidad, el aceite de semillas de uva es capaz de nutrir y dejar la piel realmente suave.

Ingredientes:

  • 30 g de manteca de karité
  • 5 g de aceite de coco
  • 3 g de aceite de semilla de uva
  • 1 cucharadita de maicena
  • 3 g de vitamina E

Elaboración:

Comenzamos derritiendo al baño maría el aceite de coco y la manteca de karité. Una vez se hayan derretido, retiramos del fuego con cuidado de no quemarnos, y dejamos enfriar ligeramente.

Seguidamente, agregamos la vitamina E, y volvemos a mezclar muy bien de nuevo. Dejamos enfriar por completo y procedemos a batir la mezcla. Ahora añadimos la maicena y el maravilloso aceite de semillas de uva.

Finalmente, volvemos a mezclar de nuevo, y conservamos en el interior de un frasco que puedas cerrar herméticamente.

Cómo debes usar tu crema antiarrugas casera

En realidad, los pasos a seguir a la hora de aplicarte tu crema casera son absolutamente los mismos que seguirías para aplicarte cualquier otra opción profesional.

De hecho, basta con aplicarte la crema casera en el momento idóneo de la rutina (es decir, después del limpiador, tónico, sérum e hidratante), aplicando mediante suaves masajes circulares para incidir en su absorción.

¿Qué te ha parecido nuestra guía sobre crema antiarrugas casera: mis favoritas? Si es así no olvides encontrar tu receta favorita.