Prevenir las estrías durante el embarazo es posible con las técnicas y los productos adecuados. El hecho de estar encinta no significa que las estrías sean inevitables.

Gracias a la rutina de cuidado de la piel que lleve durante todo el embarazo ¡tengo CERO estrías! Con un poco de compromiso y un empujón en la dirección correcta, tu vientre puede salir ileso.

Cuando me enteré de que estaba embarazada, uno de los muchos pensamientos que me vinieron a la cabeza fue: ¡Oh, no! ¡¿Voy a tener estrías?!

Superficial. . . Pero cierto.

Sé lo que estás pensando, ¿funcionarán realmente estas técnicas? Si sigues mis instrucciones y la genética está de tu lado, definitivamente ayudarán a prevenirlas.

Incluso si la genética no está de tu lado, vale la pena implementar estos consejos para minimizar su presencia significativamente.

¿Cómo se forman las estrías?

Nuestra piel es bastante elástica de forma natural debido al colágeno que compone su estructura.

Cuando se estira demasiado rápido o en exceso (por ejemplo, durante el embarazo), al colágeno no le da el tiempo suficiente para hacer su trabajo, lo que provoca «roturas» en el tejido conjuntivo de la dermis.

Estas «roturas» son lo que vemos como líneas o rayas superficiales. Las estrías se consideran cicatrices.

Y todos sabemos que a las cicatrices no les gusta desaparecer. Así que la prevención es la clave.

Un signo común de que pueden aparecer estrías es el picor. Hay un aumento en el suministro de sangre durante el embarazo que puede causar un leve picor generalizado que suele ser normal.

Ese no es el tipo de picor del que estoy hablando. El picor de una condición llamada colestasis obstétrica no es normal.

La colestasis obstétrica es cuando el hígado no elimina las sales biliares del torrente sanguíneo, lo que provoca picor, generalmente en las palmas de las manos y las plantas de los pies, pero puede ser generalizada (suele ocurrir hacia las últimas etapas del embarazo).

Si experimentas esto, ponte en contacto con tu obstetra de inmediato.

Pero el picor localizado en el vientre o en las caderas es el tipo de picor al que me refiero. La picazón solo en estas áreas podría significar que tu piel se está estirando.

El picor en las zonas de crecimiento es un signo inequívoco de que la piel puede estirarse demasiado rápido para que el colágeno pueda mantenerse, especialmente durante los últimos meses, cuando el crecimiento del vientre es más rápido.

Te pique lo que te pique, ¡no te rasques! Y sigue estos 10 sencillos consejos para prevenir esas temidas estrías durante el embarazo (o al menos minimizarlas en gran medida).

Pautas para prevenir las estrías en el embarazo

1. MASAJEAR LAS ZONAS PROPENSAS CON ACEITES

Utiliza un aceite natural, como el de rosa mosqueta o de vitamina E después de cada ducha para nutrir tu piel.

También puedes utilizar cualquiera de estos aceites corporales.

Asegúrate de que tu piel esté seca, pues de lo contrario el aceite solo se deslizará y no penetrará.

Masajea los aceites sólo en las áreas propensas a las estrías (barriga, senos, caderas, nalgas y muslos). Masajea y frota el aceite durante al menos unos minutos para que se absorba.

El masaje junto con el aceite hace la doble función de hidratar y aumentar la circulación. Y también es capaz de estimular la producción de colágeno.

Admito que en mi segundo embarazo tuve MUCHO menos tiempo para hacer esta parte con un niño siguiéndome y esperando impacientemente que terminara lo que estaba haciendo para poder jugar.

Así que reduje el tiempo de masaje de 5 minutos a 1 minuto (vale, más bien 30 segundos). Aún así funcionó.

Mira a ver si puedes reclutar a tu pareja para que te ayude con esta parte. Es una gran forma de compartir tiempo juntos y que tenga una conexión con el bebé en crecimiento dentro de ti.

2. UTILIZAR UNA CREMA ANTIESTRÍAS

tratar estrias

Utilizo una crema antiestrías después de mi masaje con aceite cada vez que me ducho o me baño.

Estas cremas son muy útiles no solo para hidratar, también para aumentar la elasticidad y el colágeno, además de mejorar la cicatrización, y complementan muy bien al aceite.

Hay muchas opciones en el mercado, así que asegúrate de que su fórmula sea completamente natural, y que contenga ingredientes tan interesantes como: silicio, sangre de dragón, vitamina E, manteca de karité o cacao, glicerina, ácido hialurónico o rosa mosqueta.

Y si no quieres pasar demasiado tiempo masajeando y esperando a que se seque, opta por un cosmético que tenga una textura ligera que se absorba rápidamente.

Toda esta hidratación fue una parte muy difícil para mí (no me gusta, es un trabajo constante y lleva demasiado tiempo).

Digamos que antes de estar embarazada, mi crema hidratante era la loción «de ducha» (la que usan los perezosos como yo). Así que si yo puedo hacerlo, ¡tú también!

Con el rápido crecimiento de una barriga embarazada, tu piel se puede volver seca y con picor. Por eso no puedo dejar de decir lo importante que es mantener tu piel hidratada para prevenir las estrías.

Cuando sientas comezón, en vez de rascarte, busca un poco de crema hidratante. Mantén la crema hidratante en un lugar cercano para tenerla a mano. Y cada vez que tengas la tentación de rascarte, ponte un poco.

3. MANTENER LA HUMEDAD

Incluso después de tanto trabajo humectando tu piel, a veces parece que se desvanece al ponerte la ropa.

Una forma de mantener esa humedad en tu vientre es usar una banda o envoltura en la zona del vientre.

Estas bandas se supone que se usan para extender el uso de sus pantalones y camisas de pre-embarazo. Pero me parecieron súper útiles para mantener mi crema hidratante donde se supone que debe estar de la manera más cómoda posible.

La banda para el vientre que usé es fácil de poner y quitar, se puede lavar a máquina, no da mucho calor y, como dije, es muy cómoda.

Sólo tienes que ponerte una después de aceitar e hidratar y antes de ponerte la ropa. Evita que la ropa se engrase y ayuda a que los humectantes se mantengan en su sitio.

4. AUMENTAR DE PESO LO MÁS GRADUALMENTE POSIBLE

¡Ya sé, ya sé! Habías pensado que este era el momento de comer por dos, pero esto es erróneo.

No debes comer por dos, sino para dos, con un aumento gradual de la ingesta calórica para incrementar el peso gradualmente.

Estás tratando de evitar que las capas más profundas de tu piel se rompan, eso es lo que causa las estrías.

Y un aumento de peso lento puede dar a la piel el tiempo suficiente para estirarse lo suficientemente lento y regenerarse lo suficiente para no causar roturas.

5. GANAR LA CANTIDAD JUSTA DE PESO

Esto está relacionado con el punto anterior, y se entiende perfectamente.

NO es necesario aumentar las calorías en el primer trimestre si empiezas con un peso normal. Esto significa que en las primeras 12 semanas de embarazo no hay necesidad de que aumentes de peso.

Por supuesto, esto es únicamente si tienes un peso normal (IMC normal).

Para el segundo trimestre, son necesarias aproximadamente 300-400 calorías diarias extras, y 400-500 calorías diarias para el tercer trimestre.

Eso es todo. 500 calorías es muy poco. Es el equivalente a una porción de tarta de queso, o una porción extra de lasaña.

Los médicos recomiendan un aumento general de peso de entre 12 y 16 kilos en todo el embarazo.

Esto puede ser bastante difícil de cumplir con los intensos antojos que se experimentan durante el embarazo. Pero aún puedes ceder en tus antojos, sólo con algo de moderación.

Recuerda, si puede ganar la cantidad justa de peso lentamente, entonces ayudarás a prevenir las estrías.

6. COMER ALIMENTOS RICOS EN COLÁGENO

alimentos colageno

El colágeno es uno de los componentes básicos de la estructura de la piel y le aporta flexibilidad.

Es lo que le da a la dermis esa suavidad y elasticidad que todos admiramos de la piel joven.

El colágeno juega un papel vital en la regeneración y la curación. Por lo tanto, es imperativo que tomemos lo máximo posible para ayudar a prevenir las estrías durante el embarazo.

Por suerte, me encanta la sopa de rabo de buey (lleno de colágeno) Tome bastante durante mi primer embarazo, y durante la lactancia.

Si no te gusta o tienes dificultades para conseguir alimentos ricos en colágeno, no temas, hay muchos productos que cubren con creces las necesidades de colágeno de tu cuerpo.

Puedes tomar colágeno en polvo, gelatina o caldo de huesos, formas fáciles de incluir más colágeno en tu dieta.

7. MANTENERTE HIDRATADA

Tienes que mantenerte hidratada tanto por dentro como por fuera. Tener sed significa que ya estás deshidratada, por lo tanto, no hay que esperar a tener ganas de beber agua para hacerlo.

Si puedes mantenerte correctamente hidratada, tu piel se mantendrá más flexible, ayudando a prevenir las estrías durante la gestación.

Esto puede ser un desafío, por no decir otra cosa, si no puedes retener nada (muchas gracias, náuseas matinales).

Pero intenta encontrar formas de evitar los vómitos durante el embarazo. Presta atención a los cambios en tu cuerpo y haz los ajustes necesarios para mantenerte correctamente hidratada y nutrida para tu bebé en crecimiento.

Algo clave que debes tener en cuenta cuando intentes mantenerte hidratada es la constancia, no la cantidad.

Lo mejor es llevar una botella de agua contigo en todo momento y tomar un sorbo pequeño cada pocos minutos.

Piensa en ello más como fluidos intravenosos que gotean lentamente en tus venas. Si puedes beber mucho a la vez, ¡genial! Pero si no puedes, entonces esta técnica lenta y constante funciona igual de bien (si no mejor).

¡Acabarás con la botella y pasarás a la siguiente antes de que te des cuenta!

Si realmente no puedes soportar el agua sola, infusiona en ella algunas frutas o verduras. Me gusta mucho el sabor refrescante del pepino y el limón, o el fragante y ligeramente dulce sabor de las fresas y la menta.

Asegúrate de lavar todo muy bien antes de añadirlos al agua para las infusiones. El embarazo tiende a bajar el sistema inmunológico, haciéndote más propensa a enfermar por algo que ingieres.

8. EXFOLIAR LA PIEL REGULARMENTE

La exfoliación ayuda a prevenir las estrías al retirar la capa superior de células muertas y secas para permitir una mejor absorción de los humectantes.

También ayuda a aumentar la circulación, lo que aporta nutrientes vitales a la dermis.

Puedes utilizar un exfoliante corporal (yo lo uso un par de veces a la semana), o si resulta demasiado intenso para ti, prueba un guante de ducha. Estos funcionan muy bien también, y son más suaves con la piel.

Otra forma de exfoliar es usar un cepillo en seco. No sólo ayuda con la exfoliación y la circulación, sino que se siente absolutamente increíble y hace maravillas.

Sólo hay que comprar uno con cerdas suaves, de lo contrario puedes hacer pequeños micro cortes que dejan la piel propensa a la infección y la deshidratación.

Lo mejor es ducharse justo después de la sesión de cepillado en seco.

9. USAR UN HUMIDIFICADOR

Vivo en una zona muy seca donde la humedad es baja o inexistente. Si vives en un lugar que es súper húmedo, tal vez deberías saltarte este consejo.

Utilizo un humidificador como parte de mi régimen de cuidado de la piel para mantenerla hidratada (incluso cuando no estoy embarazada). Es otra forma de mantener mi piel hidratada sin demasiado esfuerzo.

Compré un humidificador que no ocupa mucho espacio, es silencioso, muy brumoso, tiene un dial con un amplio rango para ajustar la configuración, no empapa el suelo debajo de él, y es relativamente fácil de limpiar y rellenar.

10. HACER EJERCICIO

ejercicio embarazada

Esto es lo último en mi lista porque realmente no practiqué mucho ejercicio. Así que no puedo atestiguar personalmente la eficacia de este consejo.

Pero trabajé turnos de 12 horas en la sala de emergencias y estuve de pie la mayor parte del turno. Pero ese no es el tipo de ejercicio al que me refiero.

Me refiero al tipo de ejercicio que te hace sudar un poco: jogging, pesas, natación, yoga, etc.

Las investigaciones demuestran que el ejercicio ayuda a limpiar la piel y el cuerpo de toxinas y aporta humedad (no te olvides de reponer tus fluidos cuando haces ejercicio). Los movimientos y estiramientos del ejercicio ayudan a mantener la piel ágil y flexible.

Mirando hacia atrás, ahora desearía haber hecho más ejercicio. Creo que habría facilitado el parto y habría ayudado al bebé a salir más rápidamente.

La genética y la prevención de las estrías durante el embarazo

Desafortunadamente, algunas personas tienen una predisposición genética a desarrollar estas marcas. Fíjate en tu madre, si tiene líneas, es posible que acabes con ellas. Si no tiene, es posible que no te salgan.

Mi madre aumentó mucho de peso durante su primer embarazo (es una persona muy pequeña) y no le salieron estrías. Cuando estaba embarazada de mi hermana, no subió tanto y aún así no le salieron marcas.

Si la genética está de tu lado, hace que la prevención de las cicatrices sea mucho más fácil. Pero, afortunadamente, la genética no es el único factor.

¿Qué pasa si la prevención de las estrías no funciona para ti?

Si terminas siendo una de las muchas personas que tienen líneas rojas, acéptalas. Abraza tus cicatrices como una insignia de honor.

Estás haciendo lo que ningún hombre puede hacer. Estás trayendo una vida preciosa a este mundo con nada más que el milagro que es tu cuerpo y esas marcas son la prueba.

Una de mis amigas tiene estrías de sus bebés y es la persona más hermosa que conozco (por dentro y por fuera). Su seguridad en sí misma es el centro de atención hasta el punto de que apenas puedes recordar que has visto una estría en ella.

Pero si todavía no puedes entender cómo aceptarlas, no te preocupes.

Hay tratamientos con cosméticos y láser que funcionan bien para disminuir y a veces eliminar la mayoría de las estrías, siempre y cuando las detecte cuando todavía son de color oscuro y, por supuesto, ya no estés embarazada.

Te interesa: Estrías rojas y blancas: diferencias y cómo eliminarlas

Recuerda…

Convertirse en mami puede ser difícil. Te estás convirtiendo física, mental y emocionalmente en una persona completamente diferente en un período de tiempo relativamente corto.

Todo el tiempo se espera que cuides a un nuevo ser humano que no puede hacer nada por sí mismo.

El proceso puede poner en tensión todo a lo que te has acostumbrado en tu vida hasta ahora.

Pero espero que este post sobre la prevención de las estrías durante el embarazo te ayude a que el camino para convertirte en mamá sea un poco más suave.