Muchas las tenemos y ninguna somos inmunes a padecerlas. Hablamos de las estrías, esas dichosas cicatrices que pueden aparecer en nuestra piel. Por suerte, tenemos productos como la crema Babé antiestrías.

Sin embargo, te diré que me gusta mucho más la alternativa de Akento Cosmetics. Es la que mejor me ha venido y estoy encantada con ella. Luego te cuento más.

Esto no sería un problema si no fuera tan complicado deshacernos de ellas.

Las estrías no son solo una simple afección cutánea, sino que en muchas ocasiones tienen una repercusión psicológica debido a que afecta a la apariencia de nuestro aspecto de una forma muy patente.

Sin embargo, no estamos solas. Existen laboratorios y productos cosméticos concebidos para ayudarnos a combatir su aparición o bien, una vez han surgido, dejarlas lo más difuminadas posible.

La crema de la que vamos a hablaros hoy es la crema antiestrías del laboratorio Babé, que ha sido formulada para mantener y recuperar la apariencia que nuestra piel se merece.

Pero, ¿sus resultados están a la altura de lo que promete? Después de usarla cinco meses quiero sacaros de dudas, ¡no te vayas!

Crema Babé antiestrías

Vayamos al grano y hablemos de esta crema, que ya os adelanto que me ha sorprendido.

La marca ha diseñado esta crema para luchar contra las estrías sin importar el motivo que las ocasione, ya sea por aumento o bajada pronunciada de peso, la pubertad y por último muy importante, las producidas durante le embarazo y el posparto.

Esto quiere decir que es una crema totalmente compatible con las futuras y recientes mamás.

Pues el embarazo no deja de ser un proceso de cambio muy importante en nuestro cuerpo y en el que es importante estar preparadas si queremos que deje el mínimo número de secuelas en nuestra piel.

En este sentido es una crema totalmente compatible contigo y con tu futuro bebé. Además, la tolerancia con nuestra piel es muy alta, pues tiene pH neutro y está testada dermatológicamente.

Sin embargo, sus beneficios enunciados por la marca no son por arte de magia, se lo debemos a sus ingredientes.

Su formulación

Aquí es dónde reside el núcleo de sus beneficios, y en particular, en sus principios activos.

Estos son de origen natural y aparecen en distintas concentraciones. De ellos parten el aumento de la producción de colágeno, esencial en el cuidado y mejora de los tejidos cutáneos.

También, de la hidratación, acondicionamiento y aumento de la elasticidad de la piel.

Esto es ideal si queremos que nuestra piel esté en el mejor estado y pueda soportar el estiramiento al que se le somete, sobre todo durante el embarazo.

  • Vitamina E: es conocida por sus beneficios para la piel. Principalmente combate el estrés oxidativo cuyo efecto es el envejecimiento prematuro de la piel.
  • Glicerina: este es un conocido humectante que propicia la retención del agua en la piel y como consecuencia su hidratación.
  • Aceite de rosa mosqueta: los beneficios de este aceite son múltiples y entre ellos destacan su acción regenerativa de los tejidos, gracias a que incentiva la autoproducción de elastina, ácido hialurónico y colágeno, tan necesarios para mantener la tersura y firmeza de nuestra piel. También es un potente hidratante, cicatrizante y que previene y difumina las estrías.
  • Complejo reafirmante de Babé: está compuesto por germinados de semillas, equiseto o cola de caballo, cardo mariano y alquemila. Estos están destinados a devolver la elasticidad a nuestra piel.
  • Silanol: también llamado silicio orgánico, es un antioxidante que nos prevendrá de los efectos negativos del envejecimiento, además nos proporcionará una hidratación intensa y estimulación de las células cutáneas, lo que supone un punto muy positivo en la lucha contra las estrías.
  • Centella asiática: se ha mostrado muy positiva en el tratamiento de las estrías, ya que es un potenciador de la generación de colágeno, aporta hidratación y tiene cualidades cicatrizantes.

Como has podido comprobar sus principios activos tienen todos los ingredientes, nunca mejor dicho, para tener un buen desempeño en el cuidado de nuestra piel y en la lucha contra las estrías.

Cuándo aplicarla

Esta es una de las cosas que más tengo en cuenta, ya que así me garantizo de estar siguiendo el tratamiento correctamente.

Como seguro que ya habréis oído, la anticipación es vital si queremos tener la piel en las mejores condiciones y así dificultar la aparición de estrías.

  • Si estás embarazada no esperes a ver que tu vientre crece, úsala desde el primer momento para preparar tu piel. Y con estos consejos podrás evitar que te salgan.
  • Aplícala de manera constante a diario tanto por las mañanas como por las noches. Como consejo, después de la ducha el poro está más abierto y la crema se absorbe con más facilidad.
  • Por otro lado, la marca recomienda aplicarla tres veces al día durante el último mes de embarazo.
  • Sigue con ella hasta dos meses después de la lactancia, con una aplicación diaria.
  • En caso de que no des el pecho hasta dos meses después del parto.

Modo de empleo

He comprobado que su modo de empleo no entraña problemas y que es muy parecido al de otras cremas, pero esto no quiere decir que no haya que seguir una serie de recomendaciones para maximizar los efectos y beneficios que nos ofrece. ¡Toma nota!

  1. Personalmente recomiendo que la piel esté limpia antes de su aplicación.
  2. Una vez tengas la piel limpia, extrae cantidad de crema suficiente sobre tu mano y comenzamos a aplicarla en las zonas más afectadas por las estrías, como pueden ser las caderas, los senos (evitando las areolas), los muslos, el abdomen y las nalgas.
  3. Realiza movimientos circulares de dentro a afuera hasta que hayas completado la absorción de la crema.
  4. ¡Listo! Ya le has proporcionado a tu piel una buena dosis de cuidado. Además, no temas en ponerte la ropa acto seguido, ya que no deja la piel grasa.

Mi opinión de la crema Antiestrías de Babé

¿Todo es tan bonito como parece? No cabe duda de que es un producto muy especial y después de haberla probado me gustaría resaltar algunos puntos, tanto positivos como negativos.

Una de las cosas que me gustaría destacar son su textura y su perfume. La primera es muy ligera y en ningún momento he sentido sensación grasa en la piel después de su aplicación.

Por otro lado, el aroma que desprende me ha parecido agradable y suave, aunque ya sabemos que la sensibilidad olfativa de las embarazadas depende de cada una.

Después de un tiempo usándola he percibido una mejoría real en mi piel en varios sentidos.

Por un lado la siento menos tirante y está más nutrida, hidratada y firme que antes. Sin duda hay que agradecérselo al aceite de rosa mosqueta, la glicerina y al complejo reafirmante Babé.

Por otro lado, el envase me gusta tanto por diseño como por cantidad (200 mililitros). Es un tubo de plástico con un cómodo dosificador. El lado negativo es que no es transparente y por lo tanto no puedes saber la cantidad de crema que queda.

Y ahora a lo importante. Respecto a las estrías he notado una leve mejoría en cuanto a la sensación de mi piel y respecto a las estrías, sobre todo en las más finas y recientes.

Por eso, una de las recomendaciones más importantes cuando hablamos de las estrías es actuar desde un primer momento.

Con respecto a las estrías más antiguas y ya cicatrizadas siendo realistas no he notado cambios visibles, lo que me deja el sabor de boca de que no es tan efectiva como promete para las estrías de más tiempo.

No sé muy bien si será una cuestión de aplicarla durante más tiempo.

Sin embargo, y aunque este producto me ha resultado útil no ha cumplido todas las expectativas que tenía puestas en él.

La que sí que las ha cumplido ha sido la crema antiestrías de Akento Cosmetics.

Alternativa: crema antiestrías de Akento Cosmetics

Después de probar muchas cremas sin tener muchas esperanzas puestas en mejorar realmente la apariencia de mis estrías me llevé una sorpresa.

Lo que realmente hizo para llevarme a su terreno fue la rapidez con la que actuaba y lo visibles que eran los cambios en mis estrías.

Ya de entrada es baja en conservantes, no contiene agentes que puedan irritar la piel y prescinde de parabenos.

Por otro lado, ha sido testada dermatológicamente, lo que me dio una garantía de seguridad extra en el momento en que empecé a usarla, ya que tengo la piel sensible.

Sin duda sus ingredientes esenciales altamente concentrados cumplen con su función. Tanto la Sangre de Dragón, que proporciona estimulación celular para regenerar los tejidos y ayuda a nuestras estrías a cicatrizar de la mejor manera.

Por otro lado, la glicerina sin duda es uno de sus grandes activos. Esta me hizo ver como la hidratación de mi piel aumentaba día a día y mejoraba su apariencia notablemente.

La vitamina E que contiene es ideal en cuanto a tratamientos de la piel, sobre todo en cuanto a la hidratación y a minimizar la apariencia de las estrías.

Y finalmente el Hydroxyprolisilane N marca de la casa, el cual estimula las fibras de colágeno y elastina de la piel para redensificar y aportar firmeza. ¿Qué más se puede pedir?

Respecto al envase poco tenía que decir. Son 200 mililitros en un tubo de plástico muy bien aprovechados.

Su textura deja una sensación muy gustosa en la piel y el aroma que desprende me resultó estimulante sin llegar a cansar.

Pero como decía al principio, dónde realmente pude apreciar la afectividad de este producto no fue solo al ver como actuaba con las estrías recién salidas sino con las estrías blancas también.

Noté un cambio sustancial en estas últimas sin que hayan llegado a desaparecer, de momento, pero están mucho más difuminadas con diferencia después de haber usado otras cremas.

Hasta aquí ha llegado la review Babé antiestrías. Espero que hayas disfrutado conociendo todo lo que ofrece esta crema y su estupenda alternativa, la crema antiestrías de Akento Cosmetics. Ya sabes, la información es poder.