Si seguir una rutina de cuidado de la piel es algo imprescindible, incluir un contorno de ojos es fundamental a la hora de poder mantener en buen estado una de las áreas que más sufre el paso del tiempo. Te descubro la forma más eficaz de aplicar un contorno de ojos.

El contorno de ojos se caracteriza por ser una de las zonas más frágiles del rostro, motivo por el cual es de vital importancia utilizar cuidados específicos especialmente adaptados a ella.

De hecho, es un área donde la piel es mucho más fina y delgada, en comparación con la que encontramos en el resto del rostro, motivo por el cual se marcan rápidamente las ojeras, bolsas, y algunos de los principales signos del envejecimiento, como las líneas de expresión y las arrugas.

Su grosor, por ejemplo, es de unos 0,35 mm, en comparación con el grosor que tiende a tener la piel que encontramos en el resto de la cara (que suele ser de, al menos, 1 mm). También es muy pobre en glándulas sebáceas, que se encargan de la producción de sebo.

Por este motivo, una mayor deshidratación suele ser una de las causas más comunes para la aparición de las líneas de expresión. Y es que, como señalan muchos dermatólogos, no hay nada peor para que el envejecimiento aparezca de forma prematura que una piel seca y deshidratada.

Por otro lado, también debemos tener en cuenta que la dermis ubicada alrededor del ojo también contiene una pequeña cantidad de fibras de soporte, como es el caso del colágeno y la elastina.

Pero en menor cantidad que el resto del rostro. Como resultado, es posible observar una relajación más o menos pronunciada, que se hace más intensa a medida que vamos cumpliendo años.

Además, muchos capilares recorren el contorno de los ojos y son esenciales para los distintos elementos vitales de las células. Por lo que es un punto importantísimo a tener en cuenta cuando escogemos un cuidado de contorno de ojos.

También llevamos a cabo unos 10.000 parpadeos al día, gracias a los 22 músculos faciales que actúan en sinergia alrededor del ojo. De ahí que debamos empezar a comprender que esta parte del rostro requiere de una atención especial.

Es, por tanto, el primer lugar donde suelen asentarse a su vez las primeras arrugas, como es el caso de las patas de gallo. Por lo tanto, es de vital importancia adoptar un estilo de vida saludable, y seguir una rutina de cuidado del contorno de ojos adecuado.

No te pierdas: TOP 5 Contornos de ojos

Antes de aplicar tu contorno de ojos: pautas básicas

Ni mucho ni poco producto

Es cierto que, en un área tan pequeña, es ciertamente difícil dosificar el contorno de ojos. Si usamos demasiado producto, corremos el riesgo de que entre en el ojo. Mientras que, con poca cantidad, no tendremos ningún efecto.

Si tienes problemas a la hora de encontrar el equilibrio perfecto, puedes usar una brocha o un aplicador roll-on, que pueden ser útiles a la hora de lograr el equilibrio correcto.

De lo contrario, bastará con usar una cantidad equivalente a dos guisantes, aplicando gradualmente en el contorno de ojos, volviendo a aplicar según sea necesario.

Aplicar en pequeños masajes

Si tu contorno de ojos lleva una brocha o un roll-on, es conveniente tomarte el tiempo necesario para realizar un buen gesto de aplicación: dibuja el símbolo del “infinito” alrededor de los dos ojos con la brocha, con la finalidad de estimular la zona y descongestionar los ojos.

También se recomienda hacer pequeños círculos en los párpados, antes de masajear el área de las patas de gallo y las líneas del entrecejo. En caso de que no tengas aplicador, realiza estos pequeños masajes con la ayuda de la yema de ambos dedos.

Conoce también: Contorno de ojos casero: la fórmula infalible

Cómo debes aplicar tu cuidado de contorno de ojos

Como ocurre con el resto de productos que forman parte de la rutina, los gestos y la forma de aplicar el cuidado de contorno de los ojos juegan un papel importante en su eficacia.

Es conveniente empezar tomando una pequeña cantidad de producto (el equivalente a un grano de arroz), y distribuirlo en ambos dedos anulares.

Luego, aplícate el tratamiento desde la sien hasta la esquina interna, y luego alisa la ceja hacia la sien. Repite este movimiento al menos tres veces, o hasta que el producto haya finalmente penetrado de forma completa en la piel.

En caso de que tu contorno de ojos se encuentre muy deshidratado, puedes dejar tu tratamiento con una capa algo más espesa durante algunos minutos, de la misma manera que si se tratara de una mascarilla.

También es aconsejable aprovechar la aplicación para realizarte un automasaje, ejerciendo una ligera presión sobre la parte ósea con el dedo anular, y luego soltar. Es conveniente repetir el movimiento diez veces para potenciar la acción del tratamiento.

Cómo debes aplicar tu cuidado de contorno de ojos

¿Cómo escoger mi contorno de ojos más adecuado?

Todo dependerá de los problemas a tratar en el contorno. A la hora de reducir las bolsas y las ojeras, es muy recomendable usar activos con cualidades tonificantes, drenantes y descongestionantes.

La cafeína, por ejemplo, es considerado como uno de los ingredientes más comunes en el cuidado de los ojos, ya que actúa desinflamando el área, aliviando el cansancio, alisando los rasgos y devolviendo la luminosidad a la mirada. Además de tener la ventaja de que es muy bien tolerado por la piel.

El ginseng, el extracto de castaño de indias o el extracto de aciano también son eficaces contra ojeras y bolsas bajo los ojos.

Mientras que algunas cremas de contornos de ojos también contienen ingredientes activos con beneficios aclarantes, que ayudan a estimular la producción de nuevo colágeno y proporcionan cualidades antioxidantes, como es el caso de la vitamina C.

También es posible encontrar fórmulas que contengan reflectores de luz, que actúan generando una ilusión óptica, difuminando las sombras que se producen como consecuencia de la aparición de ojeras y bolsas.

Es posible escoger un tratamiento de contorno de ojos en forma de roll-on, que incluye una bola metálica integrada, lo que proporciona un efecto refrescante y vasoconstrictor, ya que es un sistema que estimula de forma mecánica la microcirculación, a la vez que aumenta la eficacia de los principios activos que encontramos en la fórmula.

No obstante, yo prefiero los productos en forma de crema, porque me ayudan a aplicar el producto con mayor facilidad, especialmente cuando su textura suave y liviana se absorbe más rápidamente.

Eso sí, la elección del contorno de ojos adecuado también dependerá de la edad. Aunque es mejor prevenir que curar, en el caso de las arrugas es mejor empezar a usar un tratamiento antiedad antes de que las arrugas aparezcan.

Si tenemos en cuenta que la producción de colágeno se ralentiza a mediados de la década de los 20 años de edad, no hay duda que este es el momento ideal para empezar. No obstante, debe ser un tratamiento preventivo.

Luego, a partir de los 35-40 años de edad, lo mejor es sustituir el contorno de ojos preventivo por un tratamiento antiedad polivalente. ¿Su textura? Dependerá del tipo de piel, ya que, al ser, por lo general, un tipo de piel más seca, es mejor optar por una textura más rica.

Es aquí cuando es preferible optar por ingredientes como el ácido hialurónico, que rellena las arrugas, y añadir tensores y reafirmantes, como los péptidos. También es posible usar una crema para ojos a base de retinol, que potencia la producción de colágeno y elastina.

Descubre: Remedios caseros para cuidar el contorno de ojos

¿Cuándo debemos usar el contorno de ojos? Cuándo aplicarlo en la rutina

Para que sea realmente eficaz, el contorno de ojos debe ser aplicado tanto por la mañana como por la noche. Por la mañana, por ejemplo, el producto ayudará a hidratar la zona, protegiéndola de las agresiones del día. Además, también actuará descongestionando los ojos, realzando con ello la mirada.

Por la noche, el objetivo principal es tratar de regenerar el área que ha estado a prueba a lo largo de todo el día (maquillaje, polvo, humedad, acumulación de células muertas…), lo que ayudará a evitar tener los ojos hinchados al día siguiente.

El momento ideal a la hora de aplicarnos una crema de contorno de ojos es justo en el momento en que también debemos usar la crema hidratante. Es decir, después del sérum facial (si lo usas o, en todo caso, después de la limpieza facial y del tónico).

Recuerda que seguir los pasos que te proponemos en este artículo sobre la forma más eficaz de aplicar un contorno de ojos, será la mejor forma de garantizar que disfrutas al máximo de todos y cada uno de sus beneficios.