En la búsqueda de un limpiador eficaz y cuidadoso con mi cutis, me he topado con muchas formulaciones y podría decir, sin mentir, que me he vuelto prácticamente una experta en el tema.

Y no sólo recomendando y detectando los puntos fuertes de cada uno, sino sacando a la luz las desventajas, ya que seamos realistas, no todo es oro lo que reluce.

He probado incontables cosméticos que prometían grandes triunfos y que han resultado ser un completo fracaso y, por el contrario, otros que a simple vista no parecían ser demasiado efectivos y me han sorprendido gratamente.

Por eso no me gusta opinar al respecto, sin antes haber tenido una experiencia previa de un mes mínimo con el producto en cuestión, para poder dar mi opinión lo más cercana posible a la realidad.

No obstante, hay algo que sí tengo claro desde hace mucho tiempo y es que el agua micelar es el mejor desmaquillante que se ha cruzado nunca en mi camino.

Considero que esta loción mágica que actúa mediante micelas como un imán, eliminando la suciedad y el pigmento, supera con creces a cualquier leche limpiadora, toallita desmaquillante, aceite etc.

¿El motivo? Hay muchos, pero los principales son que suprime el maquillaje, las impurezas y cualquier residuo adherido a la tez con la máxima suavidad posible, aportando confort y frescor.

Pero ¡ojo! No todas las versiones brindan los mismos efectos porque cada fabricante utiliza distintos compuestos para su creación.

Así que, siguiendo el hilo, hoy voy a hablar de mi prueba con una de ellas, una fórmula atractiva y que me llamó la atención desde el principio: el agua micelar de la marca La Roche Posay.

¡No te pierdas sus ventajas y sus inconvenientes!

Análisis del agua micelar La Roche Posay

Según la marca esta agua micelar está enriquecida con tensioactivos limpiadores y pH fisiológico que liquidan el maquillaje, las impurezas, la suciedad y los deshechos contaminantes que se van acumulando en la dermis facial, cuidándola al máximo.

Promete limpiar, desmaquillar y calmar el rostro, sin resecar, aportando una sensación de frescura muy reconfortante.

Se trata de una composición a base de ingredientes seguros para que la sustancia sea hipoalergénica y no comedogénica, además de estar exenta de alcohol, parabenos y colorantes.

La fórmula ha sido testada dermatológicamente y afirma contener una alta tolerancia, en especial para las pieles más delicadas y con tendencia a sufrir aversiones debido a su condición tan sensible.

No te pierdas: Haz tu propia agua micelar en casa con esta receta

Ingredientes del INCI

Pese a tratarse de una formulación apta para todo tipo de pieles, indicada especialmente para las más sensibles, en la lista de activos se refleja el perfume, algo contradictorio, pues por lo que yo tengo entendido, las fragancias son perjudiciales para este tipo de condición.

Si le sumamos que no hay más ingredientes limpiadores, aparte de humectantes y emolientes, no me convence demasiado.

Eso sí, como he avanzado en el punto anterior, cabe decir que es libre de colorantes, parabenos, alcohol y jabón para impedir posibles irritaciones en la epidermis.

Esta es la lista de componentes que figura en el embalaje:

Aqua / Water, Peg-7 Caprylic/Capric Glycerides, Poloxamer 124, Poloxamer 184, Peg-6 Caprylic/Capric Glycerides, Glycerin, Polysorbate 80, Disodium Edta, Bht, Myrtrimonium Bromide, Parfum / Fragrance.

Modo de empleo

Su aplicación es muy básica, ya que se trata del mismo procedimiento de cualquier otra agua micelar.

Basta con empapar un disco de algodón con el líquido acuoso y deslizarlo por todo el cutis, incluyendo ojos y labios, además del cuello y el escote si lo deseas.

Puede que necesites más de un algodón para realizar una limpieza exhaustiva y arrastrar por completo la pintura, con más ahínco si usas maquillaje de larga duración y muy resistente, así como el waterprooof.

Al igual que otras sustancias similares, no necesita aclarado.

Atenta: Te desvelamos las diferencias entre agua micelar y tónico

Textura y Aroma

La textura me ha gustado bastante, es una sustancia transparente parecida al agua, muy agradable y ligera que se absorbe con facilidad. Estamos hablando de algo muy común en este tipo de cosméticos.

Aunque la fórmula contiene perfume, dejando a un lado si puede o no afectar a las dermis delicadas, tal y como he mencionado anteriormente, en mi caso esto no supone un problema.

El olor es muy liviano y se desvanece con rapidez, sin riesgo de taponar mis fosas nasales.

Envase y Precio

Me voy a sincerar, lo que me animó a testar esta agua micelar fueron sus distintos formatos, puesto que se comercializa en diferentes tamaños, empezando por el más pequeño de 100ml, el siguiente mediano de 200ml, otro más grande de 400ml y el gigante de 750ml.

Me gusta tener siempre un frasco más pequeño para llevármelo al gimnasio y otro que cunda más para mi casa, por eso compré el más diminuto para llevar encima y el mediano de 200ml para dejar en el baño.

En cuanto al precio, la verdad es que no creo que sea un producto caro, ya que ronda los 10-20 euros, dependiendo del tamaño que elijas.

Sin embargo, me he llevado una decepción con el envase porque a pesar de ser un dosificador, se atasca con facilidad y tiene un pequeño inconveniente a la hora de las aplicaciones, ya que si presiones demasiado poco casi no sale sustancia y si por contrapartida lo haces demasiado fuerte, sale líquido en exceso disparado y se desperdicia.

Esto le otorga puntos negativos y es una pena porque tenía ciertas esperanzas depositadas en este envase, a simple vista, daba la impresión de ser muy versátil.

Agua Micelar La Roche Posay: ¿Si o no?

Tras leer varias opiniones favorables por la red de esta agua micelar y atraerme su embalaje, no pude resistirme a realizar la prueba y después de aproximadamente seis semanas puedo dictaminar una opinión verídica basada en mi humilde experiencia.

Reconozco que este producto me ha servido para despedirme de los picores que acostumbro a padecer a raíz de la sequedad de mi cutis y noto menos tirantez.

Con respecto al estado de mi tez, estoy bastante contenta con el tacto agradable que deja en mi epidermis facial y la sensación placentera que experimento en las aplicaciones.

Cumple limpiando el rostro, aunque tal y como me imaginaba, no termina de funcionar con el maquillaje de alta resistencia y se necesita más líquido para eliminar por completo la pintura u otro cosmético como un gel bifásico que refuerce la limpieza.

Vale la pena mencionar de nuevo su diversidad con los formatos que te permite adquirir el que mejor se adapte a tus necesidades, ya sea la versión más pequeña o la más grande, ¡a gustos los colores!

Pero lamentablemente, sigo prefiriendo mi preciada agua micelar favorita de Nezeni y no la cambiaría por esta de La Roche Posay, lo digo de corazón.

Por un lado, el envase no termina de cuadrarme, no es lo suficientemente práctico, no encuentro el punto exacto para sacar una dosis oportuna de sustancia y que se atasque con frecuencia es un horror.

Además de ello, no acabo de fiarme de los ingredientes de la fórmula, ya que no contiene otros activos extra para otorgarle a la piel lo que precisa y creo que se queda corta en este aspecto.

Una alternativa mejor: La de Nezeni

Ha llegado el momento de darte los argumentos de porqué el agua micelar todo en uno de Nezeni Cosmetics es mi ítem preferido.

Aparte de limpiar en profundidad, penetrando en todas las capas dérmicas y eliminando exitosamente cualquier residuo de suciedad, impurezas y pigmentos del maquillaje, asimismo hidrata, tonifica, calma y refuerza la barrera lipídica cutánea.

Ha sido elaborada a partir de elementos cien por cien naturales de calidad superior, apenas contiene conservantes y es totalmente libre de irritantes o agentes tóxicos que puedan dañar la dermis facial.

Algunos de estos activos tan eficientes son el gel de Aloe Vera Eco, extractos de Manzana, Jengibre Eco y Avena, además del venerado ácido salicílico.

No hace falta que diga que cumple sobradamente con su cometido y deja un semblante aterciopelado, liso, de aspecto saludable y, en resumen, impoluto.

¡Ah! Y por supuesto, su envase es un cómodo e higiénico espray que permite utilizar la cantidad exacta de producto, sin malgastar ni una pizca ¡Me encanta!

Por lo que, llegados a este punto, la conclusión es la siguiente: el agua micelar de La Roche Posay no me ha desagradado, pero la considero más bien un limpiador para usar en casos de emergencia y no como una habitual.

Otras opciones que hemos probado: Sensibio de Bioderma, el agua de Deliplus, las opciones de Garnier, la versión de Avene, o la de Isdin.

En su lugar, todavía sigue encabezando la lista de la mejor agua micelar por muchas razones la de Nezeni ¿Por qué no la pruebas y lo compruebas? Seguro que no te arrepentirás.