Da igual el tipo de piel que tengas o las necesidades de tu rostro, pues el agua micelar siempre va a ser un producto imprescindible y necesario para limpiarla a fondo. Hoy te hablo de Sensibio H2O de Bioderma, y te doy mi opinión.

Eso sí, si tengo que recomendar una opción, esa es el agua micelar de Nezeni Cosmetics. Luego te hablo más de ella.

Sin embargo, no todas actúan con la misma eficacia porque existen variaciones en su formulación.

Por eso, sigo probando diferentes productos para ver si encuentro la que mejor se adapte a lo que busco. Y así es como he llegado al agua micelar de Bioderma.

En realidad, una amiga me la había recomendado hacía tiempo, pero como ella tiene tendencia grasa y yo sufro de dermis seca, no pensaba que me fuese a funcionar igual de bien.

De esta manera, no fue hasta leer diversas opiniones muy positivas en Internet y descubrí que contaban con diferentes productos dentro de la misma gama que me lancé a darle una oportunidad, para ver qué tal funcionaba en mi caso.

Después de haberla estado probando varias semanas de seguido, ya he conseguido hacerme una idea de los resultados que se obtienen gracias a ella.

Por tanto, estoy lista para hablarte de mi sincera opinión personal, para que luego tú misma valores si te merece la pena (o no) darle una oportunidad a este producto.

Las principales características del producto de Bioderma

Antes de comenzar, lo primero que debes saber es que la reconocida marca lleva desde 1995 elaborando cosméticos novedosos.

Por ese motivo en la actualidad cuenta con una amplia gama de aguas micelares, adaptadas a las diferentes necesidades que puede tener la piel.

Todas ellas están compuestas en su mayoría por agua altamente purificada y micelas, que actúan con delicadeza a la hora de acabar con la suciedad y han sido creadas para respetar la fragilidad de la piel, de manera que no la dañen durante el proceso.

No te pierdas: Agua micelar: te cuento para qué sirve

Además, han sido especialmente diseñadas para acabar también con el maquillaje, incluso aquellos con más capas o resistentes al agua, motivo por el que suele ser muy utilizado entre los profesionales del sector.

Entre su composición todas incorporan también éster de glicerol, un activo biomimético que tiene un ácido grasos muy similar al de la composición de la piel, que es lo que le otorga esta alta tolerancia dermatológica.

Si a eso sumamos que no añaden parabenos ni alcohol, tenemos como resultado un producto que se mimetiza con la dermis y respeta su manto hidrolipídico.

Respecto a los diferentes productos, los encontramos adaptados para pieles grasas, sensibles, con problemas de intolerancia y también de bebé.

En mi caso estaba dudando entre la Hydrabio -que nutre la piel deshidratada- y la Sensibio H2O -quizá la más conocida, diseñada para pieles sensibles y apta también para aquellas mixtas-, por la que finalmente me decanté y, por tanto, de la que te voy a hablar a continuación.

La mejor manera de utilizarla

Su formulación hace que pueda aplicarse varias veces al día. Más concretamente, es recomendable utilizarla por la mañana y por la noche de manera constante, pues sirve para limpiar hasta las epidermis más sencillas o que se irritan con el roce del algodón.

Al comenzar la jornada conviene retirar la suciedad acumulada durante las horas de sueño y dejar el rostro limpio y preparado para el resto de tratamientos y el maquillaje.

Por su parte, por la noche hay que acabar con las células muertas, los restos de contaminación o polvo y otras sustancias que se hayan podido quedar en la dermis.

En cuanto al método de empleo, seguro que ya te lo imaginas, pero solo debes echar unas gotitas en un algodón o disco desmaquillante y con pequeños toquecitos aplicar el contenido sobre tu cutis, empezando por la frente, pasando por los ojos y acabando en la barbilla.

Lo mejor es que no necesita aclarado, así que por último solo debes esperar unos segundos a que termine de secarse ¡y listo! Ya estarías lista para proseguir con el resto de tu rutina facial.

Encima, como ni deja tirantez ni exceso de grasa ni restos pegajosos, no tendrás problema para aplicar el resto de tus productos.

Otros detalles interesantes

La textura es muy ligera y, cómo no, acuosa, como suele ser habitual en estos productos, o al menos en las buenas aguas micelares.

Pero un detalle que me encanta es que no tiene perfume. Nada, ni un poquito. Así que luego puedes echarte tú la fragancia que quieras sin que se mezclen los olores.

En cuanto al formato, el packaging que presenta es realmente sencillo, como suele ser habitual en las aguas micelares, pues nos encontramos con un bote de plástico transparente que nos permite ver cuánta cantidad de contenido queda todavía.

Sus colores rositas son su signo distintivo y lo que le dan un toque de gracia.

A su vez, puedes encontrarlo con un clásico dispensador en botella o con un dispensador dosificador invertido (mi favorito, todo sea dicho), en función de lo que te sea más cómodo para aplicarlo. Y el precio entre ambos no varía.

Ahora sí, vamos a este tema tan espinoso. Como siempre, variará mucho en función de dónde lo compres, aunque puedes hacerte con un bote de 500ml por cerca de 15€, con el de 250ml por unos 12€ y con el pequeñito de 100 por menos de 6€.

Es decir, que es asequible y maneja una horquilla dentro de la media.

Mi opinión del agua micelar de Bioderma

Después de haber desgranado todo, me voy a centrar por último en mis impresiones al haber usado el agua micelar Sensibio H2O de Bioderma.

Tras los primeros usos sentía mi rostro limpio y con una agradable sensación de frescor, pero me preocupaba que a largo plazo resecase mi cutis.

Afortunadamente, eso no ha sucedido. Al contrario, pues ha nutrido y descongestionado mi piel irritada, y en ningún momento se me ha enrojecido o salido pequeños eccemas, como me había sucedido otras veces.

Es más, desde que he comenzado a utilizarla, he notado mi piel mucho más calmada, suave y sin heridas.

Tampoco me han salido nuevos granitos o manchitas, ni deja una molesta sensación de tirantez, así que estoy muy sorprendida con los resultados obtenidos.

Sin embargo, a la hora de retirar el maquillaje, le cuesta un poco eliminar todos los pigmentos, especialmente los de los ojos y labios.

Por eso, tengo una recomendación para ti.

Mi recomendación

Como ya te comentaba, el agua micelar de Nezeni Cosmetics es mi favorito, pues tiene todas las ventajas de la de Bioderma, pero funciona mejor para eliminar el maquillaje.

Y además, es muy baja en conservantes, lo que ayuda a evitar el efecto combinado de los cosméticos, que puede ser perjudicial para nuestra salud hormonal a largo plazo.

Su relación calidad-precio es perfecta, así que no lo pienso demasiado. Te la recomiendo 100%.

Mis conclusiones finales

Por todo lo visto, seguro que te ha quedado clara la importancia del agua micelar y los múltiples beneficios que tiene sobre la piel.

Ahora solo te queda comprobarlo en primera persona, así que no te lo pienses más y hazte con una.

Además, en caso de duda, el agua micelar Sensibio H2O de Bioderma es una gran opción, pues logra unos grandes resultados y encima su precio es realmente económico. Sin embargo, si me tengo que quedar con una opción, esa es la de Nezeni.