La hora de desmaquillarme siempre me ha dado mucha pereza, hasta que descubrí mi salvación, el agua micelar, que me ha ayudado al respecto y ya nunca me voy a dormir con el maquillaje puesto.

El punto fuerte que más me gusta, es que esta textura acuosa tan refrescante no necesita enjuagarse y mediante un algodón, apenas requiere de unas cuantas pasadas para remover las impurezas y eliminar el pigmento de mi rostro. ¡Todo un lujo para mis sentidos!

Luego de llevar un tiempo probando distintas lociones, me informé al respecto y descubrí que funcionaban gracias a unas moléculas llamadas micelas, que atraen la suciedad y el sebo, así como la contaminación del ambiente que se queda en la superficie del cutis, como un imán para deshacerse de ellos y dejar la tez impoluta.

Pero según la mezcla de activos que la fórmula contenga y de la calidad de dichas micelas, el limpiador puede ser más o menos eficaz y brindar resultados a corto o largo término.

Por eso siempre prefiero testar durante un tiempo el desmaquillante en sí para certificar sus efectos en el semblante, aparte de comprobar de primera mano que no sean perjudiciales para la delicada piel del cutis.

Una de estas sustancias atractivas que he testado recientemente, y que me llamó la atención enseguida, es el agua micelar de Avene que, aunque no supera las prestaciones de mi preferida, tiene mucho que ofrecer y vale la pena descubrirlo.

¿Te animas a conocerla al detalle en este artículo? Te adelanto que también voy a hablar sobre la que para mí es la mejor y que por eso es mi favorita, el agua micelar de Nezeni Cosmetics.
¡No dejes de leer!

Propiedades Principales del Agua Micelar de Avene

Nos encontramos frente a un producto muy demandado, y no es de extrañar, puesto que la marca Avene es muy conocida por doquier, en especial dentro del mundo de los cosméticos.

La firma promete una limpieza exhaustiva y dejar una tez no sólo limpia en profundidad, sino muy suave, elástica, hidratada y muy nutrida.

Por supuesto, afirma eliminar el maquillaje por completo, algo con lo que no coincido del todo, pero esto lo veremos más adelante.

Al estar indicado para las pieles más sensibles, resulta apropiado para todas las condiciones y este dato me llamó especialmente la atención porque mi cutis tiende a ser delicado a veces.

Se trata de un líquido micelar elaborado a partir de agua termal e ingredientes naturales, algo que me encanta, ya que evito las composiciones creadas con elementos químicos y que puedan dañar la dermis cutánea a toda costa.

Descubre las diferencias entre el agua micelar y el tónico.

¿Qué ingredientes posee?

De entre los compuestos de la formulación, la casa destaca los tensioactivos por liquidar las impurezas de una forma muy cuidadosa y siempre con la máxima suavidad.

Además de recalcar el Gliceril Laurato por equilibrar la generación de la grasa, el bromuro de cetrimonio por purificar exitosamente y su rica agua termal que calma intensamente.

Sin embargo, analizando su INCI me doy cuenta de que apenas contiene activos, aparte de algún emoliente y el agua termal.

No consigo ver ningún ingrediente que pueda proporcionar beneficios a la piel, es decir, parece una composición muy básica.

Por otro lado, no contiene ningún agente peligroso o nocivo, pero el perfume que está presente, sí que puede ser un irritante para las pieles más sensibles.

Para que puedas juzgar tu misma, aquí tienes la lista de todos los componentes de la fórmula:

AVENE THERMAL SPRING WATER (AVENE AQUA). BUTYLENE GLYCOL. PENTYLENE GLYCOL. PEG-6 CAPRYLIC/CAPRIC GLYCERIDES. PEG-40 HYDROGENATED CASTOR OIL. CETRIMONIUM BROMIDE. DISODIUM EDTA. FRAGRANCE (PARFUM). GLYCERYL LAURATE

¿Cómo y cuándo se utiliza?

No necesitas ser una experta para aplicarte esta agua micelar de Avene, ya que su proceso es el mismo que cualquier otro desmaquillante con micelas.

Lo que yo hago es empapar un disco de algodón con el líquido y deslizarlo por todo el rostro, incluyendo el cuello y el escote.

Un error muy común es frotar para eliminar por completo el maquillaje, pero esto es muy peligroso, ya que puedes dañar la piel.

En su lugar, es mejor que uses los algodones que requieras hasta comprobar que tu tez está totalmente limpia, sean muchos o pocos.

Debo reconocer que este limpiador concreto, no suprime el maquillaje resistente, ni tampoco el waterprooff. Siempre deja restos, algunas veces más que otras, todo dependiendo de la pintura en cuestión, pero para no gastar una gran cantidad de producto, lo que hago es aplicarme un gel bifásico o aceite que pueda ayudarme con la limpieza y facilitarme la tarea.

Se recomienda realizar las limpiezas a diario, a poder ser dos veces al día, una por la mañana y otra antes de irte a dormir, con independencia de si usas maquillaje o no.

Ten en cuenta que la suciedad se adhiere en el rostro, aunque no acostumbres a pintarte y es importante asearla a menudo, del mismo modo que haces con tu cuerpo.

En mi caso, también utilizo el agua micelar en el gimnasio, para eliminar el sudor y la llevo a la oficina para refrescarme al mediodía o cuando noto mi cutis demasiado recargado por el maquillaje, con más ahínco ahora que hace calor.

No te pierdas: Haz tu propia agua micelar en casa con esta receta

Textura y Aroma

La textura acuosa es muy similar al agua, es agradable y sutil. De hecho, casi todas las aguas micelares se asemejan en este aspecto. Y al igual que muchas otras sucedáneas, deja una sensación muy placentera y confortable en el rostro.

Detesto los olores fuertes y a diferencia de lo que pensaba en un inicio, el perfume es muy liviano y casi no se nota, por lo que no ha sido un inconveniente.

¿El envase es práctico?

Algo que me ha disgustado bastante es su formato. El envase tiende a desperdiciar producto porque sale a chorro, al no disponer de dispensador y las dosis no se pueden dosificar.

No sólo me pongo perdida con las aplicaciones, sino que malgasto parte del líquido y esto me apena.
Por lo tanto, no es para nada práctico ni tampoco limpio.

Mi opinión del agua micelar Avene tras mi experiencia

La limpieza del cutis se ha convertido en algo muy importante para mí, y eso que hace unos meses, tan sólo era algo que hacía de vez en cuando, sin ser consciente de lo mucho que ello dañaba mi cutis, en especial por irme a la cama sin quitar el maquillaje.

Personalmente me ha gustado esta agua micelar de Avene y después de usarla durante unas seis semanas aproximadas, es un producto que sí recomendaría.

Admito que deja mi rostro muy suave y lo refresca, lo deja muy limpio, siempre y cuando no lleve pintura.

A pesar de contener perfume, no he notado irritabilidad ni ninguna aversión en mi dermis facial.

También tengo que decir que, aunque a veces mi cutis tiende a ser delicado, no poseo una piel extremadamente sensible y se adapta bastante a todos los cosméticos que me aplico, con alguna excepción, así que falta ver si esto supone un problema en una tez realmente sensible.

De igual modo, me gustaría saber si funciona a la perfección con las dermis grasas y que sufren de un exceso de sebo, pero eso ya es otro tema.

Lo único que no termina de convencerme es su función como desmaquillante, sobre todo en el de larga duración y en zonas más específicas como los ojos o los labios.

Como ya avancé anteriormente, necesito demasiados algodones y mucha cantidad de sustancia para conseguir quitar el maquillaje, y aun así no se retira del todo.

¡Ah! Y el envase es un horror, no me gusta nada y me quedo siempre empapada de líquido en las aplicaciones.

Me quedo, sin duda, con mi apuesta segura que podrás ver, a continuación.

Una alternativa superior: la de Nezeni

Aunque mi experiencia con el agua micelar de Avene no ha estado mal, sigo prefiriendo el agua micelar de Nezeni Cosmetics por varias razones.

No sólo creo que es más efectivo, sino que cuenta con una composición a base de elementos totalmente naturales de alta calidad que proporcionan verdaderos lucros a la piel del rostro, además de limpiar profundamente y liquidar cualquier tipo de maquillaje.

Tampoco contiene en su formulación ningún tipo de irritante o agente dañino, aparte de apenas conservantes, algo muy importante porque disminuye notoriamente el riesgo de padecer el efecto combinado de los cosméticos.

Creo que por eso caduca a los dos años y eso me permite tener más de un bote de reserva, por si las moscas. ¡Soy muy precavida!

¿Y qué decir de la textura? Es una sustancia muy refrescante y sutil, que deja mi rostro con una sensación indescriptible y única. Vale la pena experimentarlo y seguro que repites.

A la par, es apta para todas las condiciones, lo sé porque mi hermana tiene un cutis muy graso y esta agua micelar le ha ido de perlas para regular el sebo, el resultado es increíble.

Su envase es un formato en espray, muy cómodo e higiénico que permite utilizar la cantidad justa de líquido, sin desperdiciar ni una pizca. ¡Hurra por ello!

Como puedes ver, las prestaciones de esta agua micelar son excelentes.

De hecho, los laboratorios Nezeni poseen una gran gama de productos de cosmética que nunca me han defraudado y siempre han dado en el clavo.

Otras opciones que hemos probado son: Bioderma, la opción de Mercadona, las versiones de Garnier, La Roche Posay e Isdin.

Aquí te dejo en enlace a la página oficial de la marca para que puedas hacerte una idea, si te animas a probar su agua micelar, seguro que no te arrepientes. ¡Lo prometo!