Ya sabemos que desmaquillarse la piel correctamente es sumamente importante a la hora de evitar irritaciones, brotes de acné y otros problemas relacionados. Pero, el aceite de coco: ¿es un buen desmaquillante para tu piel? Te descubrimos todo lo que necesitas saber al respecto.

Tanto si te maquillas, como si no, es posible que no te imagines la cantidad de elementos que se acumulan en la piel a lo largo de un día. Es más, basta con experimentarlo por nosotros mismos y observar qué color adquiere una bolita de algodón cuando lo pasamos por nuestro rostro por la noche.

El sebo, las impurezas, la transpiración, los contaminantes ambientales (partículas finas, alquitrán), los óxidos de hierro (principales pigmentos de mantequilla), tienden a adherirse a la piel, favoreciendo su oxidación.

No debemos olvidarnos que uno de los signos de una piel radiante es su luminosidad. Pero esta búsqueda es imposible cuando no te quitas el maquillaje todas las noches. O si lo haces de forma incorrecta (o incompleta).

No en vano, una de las consecuencias de este descuido es que la renovación celular de la epidermis no se puede llevar a cabo con normalidad. Y los resultados pueden acabar siendo más que evidentes: la tez se volverá opaca, y la textura de la piel irregular.

En este sentido, el proceso de maquillaje, con el polvo y las partículas finas de los cosméticos, unidos a otros contaminantes que se acumulan a lo largo del día, tienden a cubrir nuestra piel con una película opacificante que impide que respire normalmente.

De ahí que sea de vital importancia retirar todo el maquillaje y cualquier resto de cosméticos, ya que, en caso contrario, la piel no puede oxigenarse y respirar todas las noches. Así, la epidermis, incapaz de absorber otros productos comúnmente usados para el cuidado de la piel, pierde su brillo.

Además, todo dependerá de las áreas que no se desmaquillen correctamente. Por ejemplo, el área de los ojos se caracteriza por ser muchísimo más delicada, por lo que no retirar el rímel y las sombras de ojos correctamente puede causar una infección de la córnea o incluso conjuntivitis.

En el caso de la cara, por otro lado, la acumulación del maquillaje se entremezclará con la acumulación de piel muerta, por lo que la falta de oxígeno favorecerá el desarrollo de bacterias que, luego, darán lugar a la formación de granos blancos, puntos negros, y otras imperfecciones.

De hecho, un área de la piel mal oxigenada, y reseca, tiende a promover la formación de líneas finas y arrugas, que con el paso del tiempo se pueden acabar volviendo más profundas si se continúa retirando mal el maquillaje y cualquier otro producto cosmético, y la epidermis no se hidrata y cuida debidamente.

Respecto a los distintos desmaquillantes que podemos encontrar en las tiendas, el aceite de coco es considerado como una de las opciones naturales que mayor popularidad ha conseguido en los últimos años, principalmente por ser un producto de origen vegetal. Pero, ¿es útil e interesante en este sentido?

Descubre: TOP 5 Desmaquillantes eficaces

¿Qué es exactamente el aceite de coco?

El aceite de coco es un producto de origen vegetal que se obtiene de la presión mecánica de la carne fresca del coco, lo que explica por qué conserva ese aroma y sabor tan sutil, que perfuma los platos cuando lo utilizamos en la cocina como un ingrediente más.

Y aunque se utiliza cada vez más en la cocina, también es un gran aliado en la belleza. Por ejemplo, puede ser usado como antioxidante para el rostro, ya que proporciona cualidades para reducir los efectos de los radicales libres, a la vez que suaviza la epidermis, incluyendo la delicada zona del contorno de los ojos.

También puede ser usado como una mascarilla facial limpiadora, bastando con combinar el bicarbonato de sodio con un poco de aceite de coco.

Y esto se debe a que, gracias a su fórmula aceitosa, puede ayudar a eliminar las impurezas en el mismo momento en que aporta a la piel todas sus propiedades beneficiosas (nutritivas, suavizantes, antioxidantes y antibacterianas, entre otras).

¿Puede servir como desmaquillante?

Curiosamente, el aceite de coco es perfecto para limpiar el rostro, cuello y escote, de forma simple, con gestos sencillos y rápidos. No en vano, todo lo que necesitas es tomar un poco de aceite de coco, derretirlo en las manos para que se licue, y aplicarlo con cuidado sobre el rostro.

Es más, no es necesario humedecer el rostro primero o utilizar una brocha desmaquilladora o una esponja. En este sentido, no hay duda que el mejor utensilio continúan siendo las manos.

Pero, ¿cómo actúa y por qué puede convertirse en una opción interesante en este sentido? Al aplicarlo sobre la piel del rostro, una vez lo hemos calentado y licuado, tiene la particularidad de que su composición “funde” el maquillaje, disolviéndolo suavemente, lo que al final facilita su eliminación.

Es decir, el aceite funde y disuelve los pigmentos que forman parte del maquillaje, despegándolos literalmente de la piel, mientras que, con la ayuda de una almohadilla desmaquillante o una bola de algodón, conseguimos arrastrar y retirar cualquier resto que quede.

Conoce también: Desmaquillante casero: el método más efectivo

Es útil para eliminar el rímel a prueba de agua

Cualquiera a quien le guste las pestañas largas y voluminosas es bastante probable que no renuncie al rímel con la finalidad de lograr ese efecto. Y para que el maquillaje dure todo el día, muchas mujeres acaban invirtiendo en una versión resistente al agua (es decir, tipo waterproof).

Pero hay un problema: este tipo de productos son realmente difíciles de eliminar. Debido a ello, es posible que el rímel se termine acumulando en el área, lo que, como hemos visto, podría causar problemas a largo plazo.

De la misma manera que actúa sobre la piel del rostro, el aceite de coco también puede ser de muchísima ayuda a la hora de suavizar el maquillaje de los ojos. Esto se debe a que rompe literalmente las sustancias resistentes al agua que, comúnmente, se usan en el rímel o en la sombra de ojos.

Así, es perfectamente posible usarlo como desmaquillante natural para liberar el maquillaje tanto de la piel como de las pestañas.

Desmaquillar con aceite de coco

¿Cómo debes usar el aceite de coco para desmaquillarse el rostro?

En primer lugar debes sacar una pequeña cantidad de aceite de coco del frasco. Dado que lo más probable es que tenga una consistencia sólida, es preferible calentarlo ligeramente en las manos, diluyéndolo entre los dedos.

Seguidamente, extiéndete suavemente el aceite sobre los párpados, las pestañas y alrededor del área de los ojos. Luego, masajea el aceite a lo largo de la piel del rostro con la ayuda de un movimiento circular.

Luego, con la ayuda de un paño húmedo y tibio retírate el exceso de aceite de coco. Notarás la piel perfectamente suave y fragante, con el delicado aroma tropical del coco.

Eso sí, si deseas reforzar sus cualidades tanto desmaquillantes como limpiadoras, puedes acabar utilizando un poco de agua micelar, que es un producto rico en micelas que atrae la suciedad, los restos que queden de maquillaje y las impurezas, y las elimina de la piel (sin necesidad de enjuague).

En este sentido, si deseas optar por un buen producto desmaquillante y limpiador, que no solo actúe como agua micelar, sino también como tónico, a mi me encanta el agua micelar de Nezeni Cosmetics, ya que, además de micelas (tensioactivos), incluye una variedad interesante de distintos ingredientes activos de origen natural.

Lee además: Las diferencias entre limpiar y desmaquillar

¿Es posible desmaquillar la piel grasa con aceite de coco?

Quizá no lo sepas, pero el aceite de coco es comedogénico, de forma que puede causar el taponamiento de los poros y aumentar el riesgo de que se produzcan comedones.

Esto se debe principalmente a la textura pesada del aceite de coco, que puede congestionar los poros y taponarlos, originando la aparición de comedones, espinillas, puntos negros y brotes de acné.

Debido a ello, es cierto que, en algunos casos, el aceite de coco puede hacer más mal que bien, ya que aplicarlo sobre el rostro puede incrementar el riesgo de obstrucción de los poros, aumentando con ello los brotes de acné.

Por lo que, aunque sea naturalmente antibacteriano y antifúngico, debes saber que el aceite de coco no es una opción adecuada para pieles grasas, ya que al ser un ingrediente comedogénico (por muy vegetal o natural que sea), puede causar acné y otras imperfecciones.

Si después de descubrir más sobre el aceite de coco: ¿es un buen desmaquillante para tu piel?, te animas a probarlo, recuerda escoger un aceite de coco orgánico, preferiblemente de cultivo ecológico. Y no usarlo si tienes la piel grasa o con tendencia al acné.